CRUCIF═QUEN AL PAPA

Este artículo fue publicado en el Nuevo Herald,
en la sección Perspectiva, el 5 de enero del 2011,
bajo el título “La Voz de la Iglesia”

Desde hace años han aparecido algunos teólogos improvisados, con un doctorado en las enseñanzas de la Iglesia Católica, que quisieran tener la cabeza del Santo Padre servida en bandeja, para acallar la voz de la Iglesia, una de las poquísimas instituciones que tiene la fuerza moral para combatir las corrientes del pensamiento moderno.

Aunque la Iglesia Católica está compuesta de seres humanos (pecadores como nosotros), lo que enseña no viene de ella misma, sino de Nuestro Señor, que estableció Su Iglesia “sobre una roca” (c.f. Mateo 16:18) y estas enseñanzas están contenidas en las Sagradas Escrituras y en la tradición de la Iglesia, transmitida a través de Pedro, de los Apóstoles y sus sucesores de generación en generación.

Se busca la oportunidad de denigrar a la Iglesia Católica sin razón o con razón y así imponer sus objetivos a la opinión pública, que pareciera que es confundir a los católicos Light, destruyendo a la familia, promoviendo la corrupción sexual, la lujuria, el aborto, etc. y cuando no la encuentran sacan fuera de contexto las palabras del Santo Padre, mantienen vigentes durante años y siglos equivocaciones de algún miembro de la Iglesia, haciéndolos ver como que si estos hechos hubieran sucedido ayer.

El católico practicante que conoce su fe y llena nuestras parroquias cada domingo, ama al Santo Padre, a sus pastores y a su Iglesia.

¿Por qué no hablan de la dedicación de tanto sacerdote verdaderamente preocupado por los más necesitados y de las buenas obras que realizan?

Hemos tomado de catholicscomehome.org la siguiente información:

Nuestra familia la conforman todas las razas.

Somos jóvenes y ancianos,

Ricos y pobres, hombres y mujeres, pecadores y santos.

Nuestra familia se ha extendido a lo largo de los siglos ... y del globo.

Por la gracia de Dios, nosotros iniciamos los hospitales para atender a los enfermos.

Nosotros establecemos orfanatorios y ayudamos a los pobres.

Somos la organización caritativa más grande del planeta, llevando ayuda humanitaria y consuelo a los necesitados.

Nosotros educamos a más niños que cualquier otra institución escolar o religiosa.

Nosotros desarrollamos el método científico y las leyes de la evidencia.

Nosotros fundamos la educación universitaria.

Defendemos la dignidad de toda vida humana, así como el matrimonio y la familia.

Ciudades fueron nombradas en honor de nuestros venerados santos, quienes recorrieron un camino sagrado antes de nosotros.

Guiados por el Espíritu Santo, nosotros recopilamos la Biblia.

Nuestra fe se basa en la Sagrada Escritura y la Sagrada Tradición que nos han guiado consistentemente durante 2,000 años.

Nosotros somos... la Iglesia Católica...”

Luis E. Siman
Presidente
Florida Center for Peace

 

 
 
Imprimir esta pagina