Debemos Amar la Oración

Debemos amar la oración.
Ensancha el corazón hasta el punto de hacerlo capaz
de contener el regalo que Dios hace de sí mismo.
Pide y busca, y tu corazón estará abierto
para acoger y recibir el gozo de su divina presencia.

Madre Teresa de Calcuta

"Entonces ustedes me invocarán y vendrán a mi en oración
y yo los escucharé. Me buscarán y me encontrarán, porque
me buscarán de todo corazón."

Jeremías 29:12-13

 
 
Imprimir esta pagina