Esparciendo Santidad

Amado Señor, ayúdame a esparcir Tu fragancia
donde quiera que vaya.
Inunda mi alma con Tu Espíritu y Vida.

Penetra en mi ser y poséeme de tal manera
que mi vida sea sólo un resplandor de la tuya.
Brilla a travéz de mi y apodérate de mi totalmente,
para que cada alma a la que me acerque
pueda sentir Tu presencia en la mía;
que al levantar su mirada no vea a mi
sino solo a Ti, Señor.

Quédate conmigo y entonces
empezaré a brillar como Tu brillas,
a brillar hasta convertirme en luz para otros.
¡Oh Señor! esa luz vendrá toda de Tí,
nada ella será mía;
Serás Tu brillando en los demás
a travéz de mí.

Déjame así alabarte en la forma mas digna de Ti.
Irradiándote sobre aquellos que me rodean.
Déjame proclamarte sin predicar, sin palabrerías;
sino con mi ejemplo,
con la fuerza cautivadora,
la influencia amorosa de mis obras,
la evidente prueba de amor que
rebosa en mi corazón por Ti. Amen


"No persigas la santidad... Alcánzala"

 
 
Imprimir esta pagina