Apoya la Enmienda 2 ¡Vota Si!

Octubre 14, 2008

Estimados Familiares y amigos:

Como todos ya saben, el próximo mes de noviembre serán las elecciones presidenciales en EEUU. Ahora bien, no solamente el pueblo de este país deberá elegir al próximo presidente, sino que también deberá votar acerca de otros temas. Uno de esos temas es el matrimonio. En este sentido, los obispos del Estado de la Florida están apoyando una enmienda, la Enmienda número 2, a la Constitución de este estado que protege al matrimonio verdadero, es decir, el constituido por un hombre y una mujer.

Los obispos y muchas otras personas de buena voluntad están muy preocupados por los esfuerzos que están llevando a cabo ciertos grupos que quieren que se legalice el “matrimonio” homosexual en la Florida y en otros estados de la nación. No podemos restar importancia a este peligro. El abogado principal que asesora a la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU, el Señor Anthony Picarello, vino recientemente a Miami a una reunión convocada por Su Excelencia Mons. Felipe de Jesús Estévez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Miami, para hablar sobre este tema. El Sr. Picarello señaló los peligros que se convertirán en realidad, si no se logra definir claramente el matrimonio en las constituciones de nuestros estados. Habrá cambios drásticos en las siguientes leyes e instituciones que afectarán gravemente al matrimonio, a la familia y a la integridad moral de los niños:

  1. La ley familiar, que incluye la adopción de niños; la ley de empleo, que incluye beneficios, seguros, etc.; las leyes de los impuestos y de la propiedad, así como las leyes del cuidado de la salud, se verán drásticamente afectadas. Por ejemplo, con respecto a las leyes de la salud, las parejas “casadas” de lesbianas podrían exigir la fecundación in vitro, la cual implica la destrucción de incontables embriones humanos, además de que los niños o las niñas que sí logren sobrevivir y nacer, estarán viviendo con dos personas del mismo sexo que practican el lesbianismo. Ello ha ocurrido, por ejemplo, en California, en el caso Benítez.

  2. Todas las instituciones religiosas y de la Iglesia Católica se verían afectadas negativamente si se llega a aprobar el “matrimonio” homosexual en nuestro estado, al no haber una enmienda que defina claramente el matrimonio verdadero y lo defienda. Por ejemplo, el estado obligaría a la Iglesia a mantener en sus puestos a líderes, empleados o miembros de parejas “casadas” del mismo sexo. Como la Iglesia no va a aceptar este tipo de cosas, ello crearía un tremendo conflicto entre la Iglesia y el Estado. A la Iglesia se le acusaría de “discriminación en base al estado marital”, si deja cesante a un empleado que está “casado” con otra persona del mismo sexo. La Iglesia tendría que volver a emplear a esa persona que había sido cesanteada y hasta podría tener que compensarla monetariamente. El gobierno también obligaría a las instituciones religiosas a extenderle los mismos beneficios (seguro de salud, etc.) a los “matrimonios” entre personas del mismo sexo. Ya esto ha ocurrido, por ejemplo, en Holy Cross College, en el Estado de Massachusetts (un estado que ha aprobado el “matrimonio” homosexual), en relación con las residencias de estudiantes.

  3. Los activistas a favor del homosexualismo están promoviendo  a toda máquina la limitación de la libertad de expresión religiosa. Por ejemplo, en el Estado de Montana, una iglesia perdió su exención de impuestos debido a que estaba predicando en contra del “matrimonio” entre personas del mismo sexo. Asimismo, las iglesias que se opongan al “matrimonio” homosexual serán castigadas por parte del gobierno, aún en el caso de que ganaran en los tribunales un pleito judicial en relación con la libertad de expresión. Se les negarían ciertos servicios o fondos. Por ejemplo, en el Estado de Massachusetts, el departamento de Caridades Católicas se negó a entregar a niños en adopción a parejas del mismo sexo y tuvo que cerrar sus servicios de adopción debido a ello. Los niños con necesidades especiales que estaban siendo adoptados a través de los esfuerzos de las Caridades Católicas fueron los que más sufrieron debido a ello. Otra manera en que el gobierno castigaría a las instituciones religiosas por oponerse al “matrimonio” homosexual sería el retirarles los contratos con los proveedores de servicios sociales, como le pasó, por ejemplo, al Salvation Army en la Ciudad de Nueva York.

  4. A pesar de que los Boys Scouts de EEUU ganaron por un solo voto ante el Tribunal Supremo el derecho a no admitir consejeros homosexuales, todavía están sufriendo al ser privados de servicios y fondos en ciertos lugares.

  5. Los Tribunales Supremos de Massachusetts, Nueva Jersey y California ya han emitido sentencias a favor de los “matrimonios” homosexuales.

  6. Durante la reunión se le preguntó al Sr. Picarello si existía la posibilidad de que la aprobación del “matrimonio” homosexual le abriese la puerta a la legalización de la poligamia. El Sr. Picarello respondió que si la afinidad entre las personas se convierte en la directriz para re-definir el matrimonio, entonces la poligamia no está muy lejos.

  7. La otra pregunta que se le hizo al Sr. Picarello fue si es necesaria la acción política respecto del apoyo a candidatos que se oponen al “matrimonio” homosexual, a lo que el asesor de los obispos respondió afirmativamente.

  8. Nada de lo afirmado arriba debe entenderse como un rechazo a las personas que tienen inclinaciones homosexuales ni a sus derechos fundamentales como personas. Pero la homosexualidad y la conducta homosexual no son fuentes de derechos humanos, la PERSONA HUMANA sí lo es. Por consiguiente, aunque los derechos fundamentales de estas personas, como personas que son, deben ser respetados, algunos de esos derechos no son absolutos y por tanto pueden ser limitados debido a desórdenes externos de conducta, sin constituir ello una discriminación injusta. Por ejemplo, no se debe admitir a un practicante del homosexualismo a un puesto de maestro de niños pequeños.

  9. Para obtener más información acerca de este importantísimo asunto, por favor visite la siguiente página en la Internet: www.Yes2Marriage.org.

Magally Llaguno

(Este email  les llega como una comunicación personal, y no en nombre de ninguna organización)

 
 
Imprimir esta pagina