Relato de una transformación

Según el Santo o Santa que sus hijos hayan elegido, habrá que elaborar sus vestimentas. La prenda básica será una túnica a la cual se agregarán, según el caso, el escapulario, el cordón o cinto,una capa y, si se trata de una religiosa, la toca y el velo.

Los franciscanos generalmente visten de color café o gris y usan un cordón a la cintura. Para los dominicos deberá usarse túnica blanca y escapulario negro y un cinturón también negro. Los jesuitas pueden ser representados con una túnica negra a manera de sotana, a la cual se le añade un cuello y botones negros en el frente. Las religiosas carmelitas usan el hábito color café, la toca blanca y el velo negro.

Si se trata de algún héroe de la Biblia sólo se necesitará una túnica y un manto para los hombres y para las mujeres se añadirá un velo. Si los Santos elegidos son seglares, como por ejemplo Santa Bernardita de Lourdes o Santa María Goretti, sólo se necesitará una falda larga de algodón, una blusa sencilla, un chal y una mascada para cubrir la cabeza. Hay que agregar el símbolo del personaje: una palma para los mártires, un crucifijo un animal (de peluche), un rosario, una azucena, un báculo o un libro simulando una Biblia.

He aquí algunos ejemplos:

.                      • Personajes bíblicos — Moisés, Noé, David, el Rey Salomón, Ruth, Esther, Judas Macabeo, el profeta Daniel, Sansón, todos ellos del Antiguo Testamento. Del Nuevo Testamento tenemos a la Virgen María, San José, los Pastores de Belén, los Santos Reyes, San Juan Bautista, los Apóstoles, San Esteban, San Pablo y San Lucas, entre otros.

.                      • La Virgen María — En este caso, puede elegirse alguna de Sus diferentes advocaciones, como son: Nuestra Señora de Lourdes, la Virgen de Fátima, Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora del Carmen, la Inmaculada Concepción etc. Otra

 

posibilidad es decidirse por algún vidente como Santa Bernardita de Lourdes, Santa Catalina Labouré o el Beato Juan Diego.

.                      • Santos y Santas religiosos — Santa Teresita del Niño Jesús, Santa Rita de Casia, Santa Catalina Labouré, Santa Rosa de Lima, Santa Teresa de Avila, San Francisco de Asís, San Anto­nio de Padua, San Martín de Porres, San Ignacio de Loyola, San Francisco Xavier, San Roque González, San Enrique, San Juan de Dios.

.                      • Otros Santos y Beatos — Santa María Goretti, San Luis Rey de Francia, Santo Tomás Moro, Santo Domingo Sabio, San Isidro Labrador, San Cristóbal.

 

En todo caso, es importante que el niño o la niña conozcan la historia de la vida del personaje que van a representar. Si se trata de alguna advocación de la Virgen María, cuénteles la historia de dicha aparición.

Para divertir a los niños pueden organizarse  diversos juegos y concursos, los cuales servirán igualmente para afianzar sus conocimientos. Aquí le presentamos algunos:

.                      • Carrera de relevos bíblica, usando como estafetas cajas me­dianas de las que suelen usarse para empacar regalos, previa-mente forradas con papel negro y con una cruz dorada en la cubierta. Forme dos o tres equipos y, según el tamaño de su patio o jardín, fije la salida y la meta.

.                      • Lotería Celestial. Invite a sus hijos o alumnos a participar con usted en la elaboración de este juego (en el Anexo II le presentamos algunas imágenes que puede usar así como las instrucciones para fabricarlo). Proporcione a los niños fichas o semillas que les servirán para llenar sus tablas. Aquél que la llene primero será el ganador.

.                      • Adivinanzas. Haga dos carteles grandes de cartulina, los cuales deberán adherirse a una pared o colocarse en unas sillas. Pégueles ilustraciones o láminas según el tema de las adivinanzas, el cual puede ser Las Obras de Misericordia, Los Misterios del Rosario, Los Siete Sacramentos etc. Aparte, elabore tarjetas de un tamaño

 

adecuado‚ y escriba en ellas con plumón los nombres de las escenas. Por ejemplo, si elige las obras de misericordia corpo­rales necesitará dibujar un vaso de agua, un pan, un vestido, una cama, una casa, una reja, un ataúd. Si prefiere usar los Misterios del Rosario, consiga unas láminas que los representen. Forme dos equipos entre los niños y entregue a cada uno una tarjeta que deberá pegar arriba de la ilustración correspondiente. El equipo ganador será el que complete primero el cartel. Para adherir las tarjetas puede usar cinta adhesiva o masking tape.

.                      • Rompecabezas.Adquiera en una librería católica varios rompecabezas con temas bíblicos o cristianos. Si no logra encon­trarlos, usted misma puede elaborarlos, pegando láminas en un cartón o cartulina y recortar las piezas. Forme equipos de tres o cuatro niños, quienes deberán formar el rompecabezas en un lapso previamente fijado. Los que terminen primero serán los ganadores.

.                      • El Arca de Noe. Se trata de recitar un pequeño verso, agregado el nombre de un animal con cada la letra del alfabeto. El reto consiste en recordar todos los nombres de los animales. El verso dice: “Soy Noé y en mi arca metí todos los animales del mundo durante el diluvio. Había: arañas, buitres, cebras...” Las niñas deberán decir: “Soy la esposa de Noé y en su arca metió a todos los animales del mundo. Había...”

.                      • El Trono del Rey David. Haga un letrero muy elaborado que deberá decir “El trono del Rey David”. Adhiéralo al respaldo de una silla. Prepare igualmente una corona muy vistosa. Coloque un número de sillas igual al número de invitados, menos una, en una hilera doble, es decir, respaldo contra respaldo. La silla del trono deberá ir en medio. Elija una melodía apropiada para tocar en el aparato de sonido. Mientras toque la música, los niños deberán correr alrededor de las sillas. Sin previo aviso detenga la música. En ese momento, los chicos deberán tomar asiento. Quien no encuentre uno, sale del juego. Retire cada vez una silla antes de reiniciar la música. Aquél que se quede con el trono será el ganador y recibirá la corona.

.                      • Concurso de disfraces. Para hacerlo aún más interesante, in­vite a los niños a contar brevemente la historia del Santo o Santa que representan. Así pues, el jurado deberá tomar en cuenta, además del disfraz, qué tanto el niño o la niña conocen a su personaje.

 

No olvide tener a mano diversos premios para los ganadores. Estos pueden ser rosarios, medallas, estampas, libros para colorear, gomas , lápices etc.

 

 
 
Imprimir esta pagina