Halloween – Una fiesta cristiana que pasó a ser una celebración pagana

Aunque hoy en día la mayoría de la gente identifica la palabra “HALLOWEEN” básicamente con la Noche de Brujas, la traducción literal del término corresponde al Día de Todos los Santos. De acuerdo al American Heritage Dictionary, “HALLOWEEN” es una abreviación para All Hallows Eve — la víspera de Todos los Santos. La palabra “hallow” significa: 1. apartar como santo, consagrar y 2. honrar como santo, reverenciar. Antiguamente se conocía esta fecha como All Hallows Eve (víspera de Todos los Santos) y Hallowmass (Misa de todos los Santos).

Conforme a la definición de Information Please Almanac es la víspera del día en el que la Iglesia Católica Romana y la Iglesia Anglicana celebran a todos los santos, conocidos y desconocidos.

¿Por qué entonces se asocia este término con elementos de sangre, terror y muerte?

Según la Enciclopedia Británica, HALLOWEEN significa: 1) en tiempos medievales, All Hallows Eve, la fiesta sagrada o santa que se observaba el 31 de octubre, víspera del Día de Todos los Santos y 2) en tiempos modernos: la ocasión para hacer maldades y para que los niños pidan golosinas a cambio de no hacer destrozos contra sus vecinos. Con el correr del tiempo, las costumbres paganas influenciaron la fiesta de la víspera de Todos los Santos que se celebraban el mismo día. Gradualmente, HAL­LOWEEN se fue convirtiendo en una fiesta secular y se desarrollaron diversas costumbres y prácticas. En Escocia, la gente joven se reunía para participar en juegos a fin de saber quiénes contraerían matrimonio ese año y en qué orden ocurrirían tales enlaces. En Estados Unidos, algunos inmigrantes escoceses e irlandeses introdujeron a la fiesta de HALLOWEEN costumbres paganas de sus ancestros celtas, las cuales comenzaron a cobrar popularidad a fines del siglo diecinueve.

Algunas de las maldades que los niños y los jóvenes solían hacer en ese día incluían derribar los cobertizos y retretes que en aquellos tiempos se construían fuera de las casas, así como romper los cristales de las ventanas de sus vecinos. A veces, el daño ocasionado a las propiedades era severo. Años después, la celebración comenzó a ser festejada principalmente por niños pequeños que van de casa en casa, disfrazados de personajes de terror, pidiendo dulces y golosinas a cambio de no hacer destrozos.

Cabe señalar que, desde 1965, la UNICEF, una agencia de la ONU, ha intentado incorporar a la fiesta de HALLOWEEN una colecta de dinero destinada al Fondo de la Niñez de las Naciones Unidas.

Fue así como HALLOWEEN finalmente quedó asociado con antiguas costumbres célticas tales como las hogueras y fogatas, el intercambio de golosinas, las mascaradas e historias de fantasmas.

 

 
 
Imprimir esta pagina