Espiritismo y Superstición

Esta semana, unas simples palabras sobre magia y adivinación. No me refiero necesariamente a ciencia - ficción o novelas de fantasía y películas o sobre “trucos” de magia. Sino, magia en relación con el control excesivo sobre nuestras vidas o sobre la vida de otros. Esto se puede manifestar a través de los recursos de la astrología y horóscopos, adivinos, y palmistas, el juego de Guija y sesiones de espiritismo, y hasta supersticiones. También se manifiesta en una “chifladura” preocupante entre los jóvenes que compran libros de “hechicería” y otras “oraciones” de varios cultos espiritualistas.

El primer mandamiento dice: “Yo soy el Señor tu Dios… no tengas otros dioses fuera de mi.” (ex 20: 2-5). En apariencia, parece un mandamiento fácil de mantener. Pero profundicemos un poquito y veamos las ramificaciones en nuestra vida diaria. Nuestra fe afirma la revelación de Dios como uno y todopoderoso. En El depositamos toda nuestra confianza y esperanzas.

Recurrir a la magia y la adivinación, en todas sus formas, oculta un deseo profano de control y poder sobre el tiempo, el curso de los eventos, nuestras vidas y aun la vida de los demás, sin considerar la providencia de dios. Como tal, todos los tipos de magia- aun aquellos comprometidos en “buenas” razones – deben ser descartados. Se requiere una actitud apropiada de fe, en la cual nos ponemos confiadamente en las manos de Dios, en la firme creencia de que sea lo que sea, el nunca se separara de nosotros.

(Tomado del Boletín de la Iglesia de San Luis)

 
 
Imprimir esta pagina