Guija, "Aventura osada y peligrosa"

(Recopilado del Diario La Opinión de San José de Cúcuta, Miércoles 18 de Mayo de 2007)

LAS POSEIDAS

La historia, que sorpresivamente sacó al municipio de Lourdes del olvido y se referenció por el país, a través de medios de información, comenzó el 11 de mayo, a las 9:00 de la mañana, cuando varias de las alumnas de 9 grado del colegio Raimundo Ordóñez Yánez se vieron afectadas por convulsiones, ataque de nervios e histeria, hasta perder el conocimiento. Las estudiantes recibieron la atención de las directivas del plantel, asistencia médica y religiosa. Coincidencialmente, en el Hogar Juvenil Campesino, también se registró el incidente.
Según la información que manejan en la localidad, las niñas afectadas, que están entre los 13 y 14 años, son 14 del Ordóñez Yánez y 5 del Hogar Juvenil Campesino.

Wilmer Palmer, director del Hogar Juvenil, le comentó a La Opinión que la situación se remonta al 2006 y que se tenía conocimiento de un caso. A un muchacho tibuyano le atribuyen ‘la primera sesión’, cuyas consecuencias no han sido reveladas. “Es una situación que nunca se había presentado en Lourdes, aseguran que participaron en el juego unos niños, pero que no lo cerraron y luego por temor, enterraron la tabla, en un lugar que desconocen”.

Lo curioso sostuvo Wilmer Palmer, Director del Hogar Juvenil, es que los efectos de la Guija sólo se reflejan en las niñas. Otra teoría que manejan, es la de que el punto de partida del juego, lo remontan tres o cuatro años antes, en el que estarían involucrados alumnos por intermedio de la Internet o de unos técnicos de sistemas del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), que estuvieron en Lourdes dictando cursos de capacitación en informática.

Sostiene que de todos modos no hay claridad sobre la fecha en que comenzaron con el juego de la tabla (Guija), sino hasta ahora, al hacerse patente en las niñas alumnas de noveno grado del colegio Raimundo Ordóñez Yánez.

HACE DOS AÑOS

Una de las niñas que soportó las consecuencias del juego, dijo que la situación salió a la luz pública el 11 de mayo cuando a las 900 de la mañana varias de sus compañeras sufrieron un sorpresivo desbalance en su salud.
Narró que cuando entraban en trance les dolían las manos, perdían fuerza en los píes y comenzaban a llorar y a gritar, como afectadas por un ataque de nervios hasta quedar inconcientes.

Relató que hace dos años comenzaron el juego, pero que sólo en este se dieron cuenta, en razón de la reacción anormal del 11 de mayo, que obligó a buscar la asistencia médica y religiosa, por intermedio del párroco Rito Antonio Botello, quien gestionó el apoyo del sacerdote Pedro Alejandrino Botello, poseedor de conocimientos esotéricos y con El, el lunes, llevaron a las niñas al templo para oficiar un rito religioso y alejarles el espíritu del mal que posiblemente las tenía poseídas.

A la menor que relató su situación, le pusieron un rosario de madera y en el momento en que el sacerdote rezaba una oración, tomó en sus manos la camándula y trató de quitársela violentamente. El sacerdote la quiso cubrir con la sotana, pero la niña reaccionó con agresividad, lo mismo que en el momento en que trataron de darle a beber agua bendita. En ese trance la menor perdió el conocimiento y dice que no recuerda nada de lo que pasó.
Según la niña, luego que superó el momento difícil y reaccionó, el sacerdote le dijo que podía estar tranquila, que todo había pasado.

HAY QUE BUSCAR A DIOS

La rectora del colegio Ordóñez Yánez, Hermana Clara Estela, se refirió al tema y manifestó que esa situación causó cierto nerviosismo entre el resto del estudiantado. Con el apoyo del presbítero Rito Antonio Botello orientan a las muchachas y a los jóvenes en el sentido de que busquen siempre a Dios, acercándose a las personas y a las familias y analizando las situaciones.
No se explica el motivo por el cual los jóvenes en la actualidad están buscando otras alternativas fuera de lo real, como es jugar la tabla, asistir a cultos y otras situaciones que los alejan de la guía de Dios.                       

Se refirió a los casos conocidos en el 2007, de los cuales dijo que gracias a Dios se han solucionado satisfactoriamente con la ayuda espiritual, con la oración, con los sacramentos y con todo lo que el colegio, en este año, les ha ofrecido siempre a nuestros estudiantes.

 
 
Imprimir esta pagina