¿Qué tiene de diferente el cristianismo?

En todas las religiones del hombre busca a Dios.
Pero... hay una diferencia esencial entre el Cristianismo y las demás religiones, en el Cristianismo Dios mismo viene en Persona a buscar al hombre.
Esa Persona es JESUCRISTO. El Dios – hecho – Hombre.
EL, no solo nos redimió y nos rescato, sino que por EL podemos llamar a ese Dios que todos buscamos "PADRE"

Por Isabel de Tenreiro

¿Son iguales todas las religiones? ¿Donde esta la verdad plena? ¿En que radica la diferencia del Cristianismo con otras religiones?

La respuesta a estas delicadas preguntas las da S.S. el Papa Juan Pablo II en su Carta Apostólica En el Umbral del Tercer Milenio en la cual hace los siguientes planteamientos:

En todas las religiones se da el hecho de que es el hombre quien busca a Dios. Y aquí encontramos el punto esencial por el que el Cristianismo se diferencia de las otras religiones. En este no es solo el hombre quien busca a Dios, sino es Dios quien viene en persona a hablar de Si mismo al hombre y a mostrarle el camino para llagar a El.

Por eso nos dice San Juan: A Dios nadie lo ha visto jamas; el Hijo Unico que esta en el seno del Padre es quien lo dio a conocer (Jn. 1,18). Jesucristo, Hijo Unico, el Dios-hecho-Hombre es, pues, la respuesta del anhelo que hay en todas las religiones de encontrar a Dios.

Con Jesucristo en el Cristianismo, ya no solo el hombre busca a Dios, sino que Dios habla al hombre. Y no solo le habla, sino que lo busca. Y Dios busca al hombre con todo el amor y todo el interés con que solo un Dios, que es PADRE puede hacerlo.

De esta búsqueda de Dios a Sus hijos nos habla Jesucristo en varios pasajes entre los cuales el de la oveja perdida es uno de los mas significativos. (Lc. 15,1-7).

La religión de la Encarnacion-el Cristianismo-es la religión de la Redención. Con el sacrificio de Cristo somos redimidos, rescatados, y podemos considerarnos hijos de Dios y llamar a Dios Padre. La religión que brota de la Encarnacion-el Cristianismo-es la religión del permanecer en la intimidad con Dios, ese anhelo de felicidad inscrito por Dios mismo en cada una de sus criaturas.

Así que, por ejemplo, buscar en la re-encarnacion la forma para colmar la aspiración a vivir para siempre o de lograr redimirse uno mismo a través de sucesivas vidas eternas, es negarnos la redención y la intimidad que Dios nos llama a tener con El. Por eso, y porque esta negada en la Biblia (Sabiduría 7,6-Hebreos 9,27), el Papa la refuta en esta Carta Apostólica: La revelación cristiana excluye la reencarnación y habla de un cumplimiento que el hombre esta llamado a realizar en el curso de una única existencia sobre la tierra."

También las confusiones relativas a la persona de Cristo, como no distinguirlo bien de los fundadores de otras religiones, en las cuales también se encuentran elementos de verdad que la Iglesia considera con sincero respeto, es para los Cristianos abandonar la Verdad plena por verdades parciales, en contaminarse con errores que los alejan de la Verdad que Jesucristo, hijo de Dios hecho Hombre, vino a comunicarnos con Su vida, Su muerte y Su resurrección que nos dejo su Palabra contenida en las Sagradas Escrituras y que la Iglesia nos recuerda con su Magisterio de ya casi 2000 años en el Umbral de su Tercer Milenio.

 
 
Imprimir esta pagina