Los pecados capitales siguen siendo siete

No entiendo todavía, cual es el afán de algunas personas en criticar e interpretar la doctrina de la Iglesia Católica y ahora con la visita del Santo Padre a los Estados Unidos, han salido y seguirán saliendo “expertos en la fe. El último de esta larga lista ha sido el Sr. Roberto Casin con su artículo “El demonio se moderniza”, publicado el sábado 12 de abril en el Miami Herald.

Los Pecados Capitales siguen siendo siete y Los Mandamientos que Dios le entregó a Moisés hace miles de años siguen siendo diez, ni el mismo Jesús los cambio.

No hay una nueva lista de pecados. Se ha tergiversado una entrevista hecha a Monseñor Gianfranco Girotti, obispo regente del tribunal de la Penitenciaría Apostólica. Monseñor destacó pecados de siempre que se manifiestan hoy en nuevas formas. Ejemplo, los abusos contra la vida en la bioética, la drogadicción, la contaminación ambiental y la creciente disparidad económica.

La Iglesia no es de Pedro, ni de Juan Pablo II, ni de Benedicto XVI. La Iglesia es de nuestro Señor Jesucristo, así mismo como su doctrina contenida en las Sagradas Escrituras y transmitidas a través de los apóstoles y sus sucesores de generación en generación.

Para ser católico hay que aceptar la doctrina de nuestra Iglesia en su totalidad y no se puede ser selectivo según conveniencia. Estar a favor del aborto es no ser católico. Estar a favor de los matrimonios entre personas de un mismo sexo es no ser católico. Es ser cualquier otra cosa. “El que no está conmigo, está contra mí”.

La doctrina de la iglesia no es ningún secreto y los que verdaderamente quieran conocerla, no tienen más que referirse al catecismo de la Iglesia Católica.

No hay Papa liberal o conservador. El Papa tiene que ser fiel a la doctrina revelada por nuestro Dios y Señor.

En toda democracia la libre expresión es un derecho fundamental dentro de los límites de respeto para los demás, más tratándose de algo tan sagrado, como es la fe que cada uno profesa.

Luis E. Siman

 
 
Imprimir esta pagina