Sabes como responder cuando alguien dice que:

La Biblia es la única fuente de la verdad de Dios
(Y no la tradición ni las enseñanzas de la Iglesia)

Sola Scriptura ("la Escritura sola") se refiere al reclamo protestante de que sólo la Biblia (y no "tradiciones creadas por el hombre") puede servir como autoridad en asuntos relacionados con la doctrina cristiana y la práctica religiosa. Muchos protestantes refutan la autoridad del Magisterio de la Iglesia Católica y rechazan cualquier creen-cia que no sea mencionada específicamente en la Escritura.

Respuesta Católica:

La Escritura es parte de la Tradición, esto es, de la experiencia y la sabiduría acumulada de la Iglesia, pero no la única. La revelación de Dios efectivamente terminó con la escritura del Nuevo Testamento; pero el Espíritu Santo continúa guiando a la Iglesia en asuntos de fe y moral. Aún más, fue la propia Iglesia Católica, guiada por el Espíritu Santo, la que determinó qué escritos eran divinamente inspirados y por tanto escriturísticos. (El formato final de la Biblia se determinó sólo hasta el Con-cilio de Hipona en 393). La Biblia (especialmente el Nuevo Testamento) es el libro de la Iglesia Católica. De no ser por la Iglesia, la Biblia -tal como ahora la tenemos- no existiría y tampoco las otras denominaciones cristianas tendrían acceso a ella. Así pues, la Iglesia Católica está calificada de manera única para discernir e interpretar el auténtico sentido de la Escritura.

Pasajes de la Escritura que sustentan el punto de vista católico:

Mateo 16,19 - "Yo [Jesús] te daré [Pedro] las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo." Comentario: San Pedro y sus sucesores reciben de Cristo la autoridad para interpretar y definir lo que dice la Biblia y lo que significa ser cristianos.

Lucas 10,16 - "Quien los escucha a ustedes, a mí me escucha; quien los rechaza a ustedes a mí me rechaza; y el que me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado." Comentario: Aceptar y vivir las enseñanzas y tradiciones de la Iglesia nos pone directamente en contacto con Cristo mismo, pero rechazar conscientemente la autoridad de la Iglesia nos hace imposible ser auténticos discípulos de Cristo.

Juan 14,16 - "... y yo rogaré al Padre y les dará otro Consolador, para que esté siempre con ustedes. Es el Espíritu de la verdad..." Comentario: Jesús prometió que Su Iglesia sería permanentemente guiada por el Espíritu Santo-no sólo hasta que la Biblia fuera compilada (proceso completado alrededor del año 393), sino hasta el final de los tiempos.

Juan 14,25-26 - "Les he dicho todo esto mientras estoy con ustedes; pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, hará que recuerden lo que yo les he enseñado y les explicará todo." Comentario: Por la acción del Espíritu Santo, las enseñanzas de la Iglesia son auténticas y fieles a las enseñanzas de Cristo mismo.

Mateo 28,19-20 - "Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos y bautícenlos para consagrarlos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, enseñándoles a poner por obra todo lo que les he mandado. Y sepan que yo estoy con ustedes todos los días hasta el final de los tiempos." Comentario: Jesús mandó a Sus discípulos que usaran la autoridad que El les dio como Sus testigos y que compartieran (a través de la palabra hablada, entre otros medios) la Buena Nueva de la salvación.

Hechos 15 - (Sumario:) Una controversia surgió en la Iglesia primitiva, en cuanto a que si San Pablo y San Bernabé estaban equivocados al aceptar a gentiles como miembros de la Iglesia, sin requerir primero que se circuncidaran y observaran otros aspectos de la Ley de Moisés. Los líderes de la Iglesia se reunieron en Jerusalén y allí decidieron no imponer esta carga sobre los gentiles conversos. Comentario: Esta decisión -una de las más trascendentales en la historia de la Cristiandad- fue adoptada por la Iglesia misma y no sólo en base de la Escritura (y es que, de hecho, el Nuevo Testamento aún no había sido escrito).

1 Tesalonicenses 2,13 - "Por todo esto, no cesamos de dar gracias a Dios, pues al recibir la palabra de Dios que les anunciamos, la aceptaron no como palabra de hombre, sino como lo que es en realidad, como palabra de Dios, que sigue actuando en ustedes los creyentes." Comentario: Los tesalonicenses recibieron la palabra salvífica de Dios a través de la predicación de Pablo y de otros líderes de la Iglesia; las cartas de Pablo dirigidas a ellos (que podrían ser los primeros escritos del Nuevo Testamento) aparecieron después de haberles participado oralmente las enseñanzas y tradiciones de la Iglesia.

1 Corintios 11,2 - "Los felicito, porque se acuerdan siempre de mí y conservan las tradiciones tal cual se las he transmitido." Comentario: Pablo alaba a los corintios por preservar y permanecer fieles a las enseñanzas y tradiciones orales que él les dio.

Efesios 3,10-11 - "De esta manera, los poderes y potestades que habitan en el cielo tienen ahora conocimiento, por medio de la Iglesia, de la múl-tiple sabiduría de Dios, conforme al proyecto que desde la eternidad Dios se había propuesto realizar en Cristo Jesús, Señor nuestro." Comentario: Fue el plan eterno de Dios que el mensaje de salvación fuera dado a conocer a través de la Iglesia.

Hebreos 13,7-8 - "Acuérdense de sus dirigentes, que les anunciaron la palabra de Dios; tengan en cuenta cómo culminaron su vida e imiten su fe. Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre." Comentario: Las enseñanzas y el ejemplo de los líderes de la Iglesia son de suyo una forma de revelación. Porque Jesús no cambia, El siempre está presente en Su Iglesia.

2 Timoteo 2,2 - "Lo que has oído de mí en presencia de muchos testigos, confíalo a hombres fieles, que a su vez sean aptos para enseñar a otros." Comentario: Pablo dice a Timoteo que continúe la práctica de transmitir las enseñanzas y tradiciones de la Iglesia.

Algunos Pensamientos Finales

Estos y otros pasajes (Mateo 18,17-18; Juan 16,13-14; 1 Corintios 11,2; Efesios 3,4-6; 2 Tesalonicenses 2,15; 2 Tesalonicenses 3,16; 1 Timoteo 3,15; 1 Pedro 1,20-21; 2 Pedro 1,20; 2 Pedro 3,16; Colosenses 1,18) no sólo demuestran la base escriturística de las tradiciones y el Magisterio de la Iglesia, sino que muestran asimismo que la creencia protestante de sola scriptura no es de suyo escriturística (y, de hecho, una "tradición humana").

 
 
Imprimir esta pagina