Sabes como responder cuando alguien dice que:
El purgatorio no es mencionado en la Biblia,
asi que las enseñanzas de la Iglesia al respecto es inválida

Muchos protestantes rechazan la enseñanza de la Iglesia Católica sobre el Purgatorio (un estado de purificación espiritual posterior a la muerte y previo a nuestro ingreso en el Cielo), argumentando que no es bíblica. Una de las más directas referencias al Purgatorio en la Biblia la encontramos en 2 Macabeos 12,43-46, donde se describe cómo el gran líder judío, Judas Macabeo, "hizo una colecta entre los soldados y reunió dos mil dracmas de plata, que envió a Jerusalén para que ofrecieran un sacrificio por el pecado. Actuó recta y noblemente, pensando en la resurrección. Pues si él no hubiera creído que los muertos habían de resucitar, habría sido ridículo y superfluo rezar por ellos. Pero, creyendo firmemente que a los que mueren piadosamente les está reservada una gran recompensa, pensamiento santo y piadoso, ofreció el sacrificio expiatorio para que los muertos fueran absueltos de sus pecados" (Biblia de América). Si es una cosa "recta y noble" orar por los muertos, esto tiene que referirse a personas que experimentan lo que la Iglesia Católica llama el Purgatorio-porque quienes están en el Cielo no necesitan nuestras oraciones y los que están en el Infierno están más allá de la ayuda de nuestras oraciones.

Cabe señalar, sin embargo, que muchos protestantes rechazan este argumento por la sencilla razón de que consideran el libro segundo de los Macabeos (y otros seis libros más del Antiguo Testamento) como apócrifos-esto es, no como parte auténtica de la Biblia.

Respuesta católica:

Según el Catecismo de la Iglesia Católica: "Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del Cielo" (# 1030). Todos los pecados causan un daño espiritual al pecador y éste debe ser completamente reparado antes de que entre al Cielo. Nuestros actos de amor y las buenas obras libremente escogidas así como nues-tros sacrificios aquí en la tierra pueden iniciar e incluso concluir este proceso durante nuestra vida terrena, pero si esta experiencia de curación y purificación no es completa para cuando hayamos muerto, deberá proseguir en el mundo futuro. Esto es a lo que la Iglesia se refiere como Purgatorio (que proviene de la palabra purgatio, que significa limpiar o purgar-porque en el Purgatorio somos purificados de los efectos de nuestros pecados).

Pasajes de la Escritura que sustentan el punto de vista católico:

Apocalipsis 21,27 - "Pero nada manchado entrará en ella, nadie que practique la maldad o la mentira; sólo los inscritos en el libro de la vida que tiene el Cordero." Comentario: Cualquiera que esté manchado por el pecado es indigno e incapaz de entrar en el Cielo-y puesto que esto incluye a cualquiera, excepto a Jesús y la Virgen María, obviamente debe haber algún modo en el que los pecadores puedan ser purificados a fin de entrar al Reino (incluyendo aquellos cuyas vidas no sean lo suficientemente largas para completar este proceso mientras están en la tierra).

1 Corintios 6,9 - "¿O es que no saben que los malvados no tendrán parte en el reino de Dios?" Comentario: El Cielo no está garantizado para todos, sino sólo a quienes se hagan dignos de él.

Mateo 18,34 - En la parábola del oficial del rey que se rehusó a perdonar una pequeña deuda que le debían, aún cuando su amo le perdonó primero una deuda mucho más grande que tenía con él, "su señor, muy enojado, lo entregó para que lo castigaran hasta que pagara toda la deuda." Comentario: Jesús obviamente habla de manera simbólica, porque nadie puede ganar dinero para pagar una deuda monetaria estando en prisión. Al dar esta enseñanza sobre la necesidad de perdonar a otros, Nuestro Señor se está refiriendo, de hecho, al Purgatorio.

Lucas 12,58-59 - "Cuando vayas con tu adversario para comparecer ante el magistrado, procura arreglarte con él por el camino, no sea que te arrastre hasta el juez, el juez te entregue al guardia y el guardia te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo." Comentario: De nuevo, Jesús habla simbólicamente (porque el simple hecho de pasar un tiempo en prisión no saldará una deuda monetaria). Tratar de arreglar las cuentas camino a la corte significa aquí reparar por nuestros pecados mientras aún estamos en la tierra, antes de enfrentar el juicio de Dios-y la prisión no puede referirse al Infierno, porque nadie podrá salir nunca de allí.

1 Corintios 3,12-15 - "Sin embargo, se puede construir sobre él [Cristo] con oro, plata y piedras preciosas, o bien con madera, heno y paja. El día del Señor pondrá de manifiesto la obra de cada cual, porque ese día vendrá con fuego, y el fuego pondrá a prueba la obra de cada uno. Si la obra que alguien realizó resiste, ése recibirá premio; pero si se derrumba bajo las llamas, sufrirá daño. El, sin embargo, se salvará, pero como quien escapa de un incendio." Comentario: El Purgatorio a menudo es descrito como un fuego purificador, a través del cual, de ser necesario, ingresamos al Cielo.

Filipenses 2,10 - "para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y en los abismos..." Comentario: "en los abismos" puede entenderse como una referencia al Purgatorio-cuyos habitantes, a diferencia de los del Infierno, mantienen su fidelidad a Cristo.

Judas 23 - "a unos, sálvenlos arrancándolos del fuego..." Comentario: Sólo Cristo puede salvar a la gente del fuego del Infierno, pero nuestras oraciones y sufragios pueden ayudar a quienes sufren en el Purgatorio.

Apocalipsis 6,9-11 - "Cuando el Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar, con vida, a los degollados por anunciar la palabra de Dios y por haber dado el testimonio debido. Y gritaban con fuerte voz, diciendo: «Señor, que eres santo y siempre dices la verdad, ¿cuándo nos harás justicia y vengarás la muerte sangrienta que nos dieron los habitantes de la tierra?» Se les entregó entonces un vestido blanco a cada uno y se les dijo que esperaran todavía un poco..." Comentario: Incluso las personas justas pueden necesitar purificarse de ciertas faltas, tales como el deseo de venganza (que es contrario a la enseñanza de Cristo del perdón). El hecho de que estas personas estén debajo del altar indica que aún no han alcanzado una membresía plena del Reino.

Algunos pensamientos finales

San Juan Crisóstomo (f. 407) escribió: "Ayu-demos y recordémosles [a los muertos]. Si los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio de su padre, ¿por qué habríamos de dudar de que nuestros sufragios por los muertos les traen alguna consolación? No dudemos en ayudar a los que han muerto y ofrezcamos oraciones por ellos." El poder del amor se extiende más allá de la muerte-y así, nuestras oraciones de algún modo pueden ayudar a las personas en el Purgatorio y nuestros esfuerzos a favor de ellas seguramente complacen a Dios.

 
 
Imprimir esta pagina