New Age: ¡Alerta frente a la Astrología y Adivinación!

La astrología es una pseudo-ciencia que pretende descifrar la influencia que supuestamente tienen los astros sobre los seres humanos.
La astrología basa sus predicciones en la falsa teoría de que la Tierra es el centro del universo y esta rodeada por el Zodiaco.
La Astrología esta prohibida en la Biblia (Deuteronomio 18, 10) Y ha sido condenada por la iglesia católica.
La Astrología lleva al hombre a confía en falsas predicciones Basadas en los astros y a no confiar en la Providencia Divina.

Por Isabel de Tenreiro

La astrología es una pseudo-ciencia que pretende descifrar la influencia determinante que supuestamente tienen los astros sobre los seres humanos, y a la vez predecir el futuro. Pero según la Biblia y la enseñanza cristiana, los astros son también creados por Dios y como tales, están sometidos a Su Voluntad. No tienen ningún poder sobre la voluntad de los seres humanos, pues Dios ha creado al ser humano libre-libre, entre otras cosas de cualquier determinismo de lo astros- y, además, lo creo responsable para decidir y capaz de rendirle cuentas por sus actos.

Por cierto se basa la astrología en la creencia errónea – quizá por su antigüedad (5000 años) – de que la tierra es el centro del universo y esta rodeado por las 12 constelaciones del Zodiaco. A esta fundamentaron equivocada de la Astrología hay que agregar el hecho de que la tierra ha variado su eje de inclinación en una diferencia de treinta (30) días. Este fenómeno, aunado a posteriores hallazgos en Astronomía – como el de nuevas constelaciones, la 13 y la 14 – que no han estado contempladas en esta pseudo-ciencia, muestran la inexactitud de los cálculos de fachas de los llamados signos zodiacales. (cfr. Astrónoma Jacqueline Motton, Diario Universal, Caracas 21 de Enero, 1995).

No es de extrañar, entonces, que numerosas predicciones hechas por conocidos astrólogos hayan quedado sin cumplirse. Una de estas predicciones hechas por conocidos fue la predicción de que Jacqueline Kennedy, la viuda del Presidente John F. Kennedy, no volvería a casarse, y lo hizo con Aristoteles Onassis.

La Astrología existe desde la antigüedad y no hay que confundirla con al Astronomía, que si es una ciencia que verdaderamente estudia los astros y su funcionamiento.

La Astrología esta condenada en la Biblia en forma bastante fuerte y solemne en Isaias 47, 13-14: Los que describen los cielos y observan las estrellas y te dan a conocer cada mes lo que te sucederá, serán todos como paja que devora el fuero, ninguno de ellos podrá salvarse del poder de la llamas. Además, la Astrología y la Adivinación están prohibidas en forma clara en el Levítico 19, 26 y 31; Deuteronomio 18, 1; Galatas 5, 20 y han sido condenadas por la Iglesia Católica.

La enseñanza de los Padres de la Iglesia ha identificado la Astrología, de manera unánime, a lo largo de los siglos, como una forma de someterse al control de los espíritus diabólicos. Entre los Padres de la iglesia que han estudiado este asunto esta San Agustín,, quien después de analizarlo agrega en sus confesiones, un toque practico: ...cuando las predicciones basadas en la observación de las estrellas resultan verdaderas, es debida a la casualidad y no a la lógica. Y concluye su comentario con una oración de total dependencia de Dios.

La inutilidad de la Astrología queda muy bien expuesta en el episodio de Profeta Daniel y Rey Nabucodonosor, quien estuvo a punto de ejecutar a los adivinos y astrólogos a Babilonia que no pudieron interpreta su sueño. Daniel explica el problema al Rey: No hay sabios, ni adivinos, ni magos, ni astrólogos que puedan revelar al Rey el misterio que quiere saber, pero hay un Dios en el Cielo que revela los misterios... (Dan.2).

A esto hay que agregar que predicciones basadas en las influencias astrales niegan la libertad del hombre y pretenden limitar la providencia de Dios, Quien es el único que conoce el futuro, así como minimizar la responsabilidad del ser humano por sus acciones al pretender que la influencia de los astros puede ser determinante de la conducta humana. Mas aun, la Astrología en todas sus manifestaciones, incluyendo la consulta del Horóscopo, así como otras formas de adivinación para tratar de conocer el futuro llevan al hombre a depender de falsas predicciones y no confiar en la Providencia Divina, alejándolo además de la enseñanza clara de Jesucristo sobre el porvenir que leemos en Mateo 6, 25-34, la cual concluye así: No se preocupen del mañana; el mañana se preocupara de si mismo.

 
 
Imprimir esta pagina