El Trabajo de Satanás

Satanás sigue tan activo como cuando tentó a nuestros primeros progenitores., Adán y Eva. Es articulo de fe católica que la caída del hombre vino por la tentación de Satanás (Lucifer) y que éste y los demás demonios continúan tentando y persiguiendo a la humanidad...

Por Isabel de Tenreiro

Así leemos en la primera Carta de San Pedro (5,8) y en el Concilio Vaticano 11 (G.5.13), y nos apunta el Nuevo Catecismo de la iglesia Católica (#394): que este intento es tan fuerte y tan cierto, que Santanás trató de desviar al mismo Jesucristo de Su misión (Mateo 4, 1-11). Y sigue tratando de desviarnos a nosotros los seres humanos. Es éste su principal trabajo: con todas sus huestes atraer hacia él y llevar a pecar a la mayor cantidad de gente posible.

Para llevar a cabo esta labor, su estrategia es esconderse para mejor engañar: a unos hacer creer que no existe; a otros, que no es un ser real ... si acaso, que es una entidad indefinida, denominada genéricamente "mal" como oposición al bien, error muy difundido -aun dentro de la misma Iglesia- entre tantos otros que se propagan a través del New Age.

Por eso el Papa Juan Pablo II, representante de Jesucristo en la tierra, en su Encíclica sobre la Vida califica al Demonio de "potencia personal melfica" (#104) y nos ha dicho también que "esconderse, pasar desapercibido, corresponde a sus intereses" (Juan Pablo II, 13-agosto-86).

Y ¿en qué consiste el principal engaño del escondido Satanás en estos momentos? Su principal acción está en presentarnos errores disfrazados de verdades para que muchos cristianos se aparten de la Verdad que nos vino a traer Jesucristo y que nos recuerda el Magisterio de la Iglesia.

Uno de esos muy difundidos errores disfrazados de verdad, es la creencia en el mito de -la re-encarnación. -- Y, tal vez sin darnos cuenta, al anexar esta creencia venida del paganismo y condenada por la iglesia Católica desde el Concilio de Nicea (año 325), los cristianos estamos a riesgo de perder la verdadera Fe. Al aceptar que podemos haber re-encarnado y al desear re-encarnar ¿nos damos cuenta que de hecho estamos negando nuestro verdadero destino después de la muerte que es resucitar como Jesucristo resucitó, para luego vivir eternamente y en plenitud de gozo para siempre? (cfr. -Juan 6,40)

Debido a que "nuestra lucha no es contra fuerza!! humanas, sino contra los dominadores del mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal, debemos tomar las armas de Dios". Para enfrentar la estrategia de Satanas una de las principales armas es la oración" "Vivan orando y suplicando Oren en todo tiempo según 10:5 inspire el Espíritu. Velen en común y prosigan sus oraciones sin desanimarse nunca" (cfr. Efecios 6, 10-18)

Por eso también el Papa nos pide, tanto a los fieles individualmente, como a las comunidades, ejercitarnos "en la práctica asidua de la oración ... para poder permanecer en la intimidad con Dios" (Juan Pablo II a los obispos Venezolanos, mayo 1995).

 
 
Imprimir esta pagina