Tercera Semana de Cuaresma

DOMINGO

Lectura Breve

Buscarás al Señor, tu Dios, y, si lo buscas con todo el cora-zón y con toda el alma, lo encontrarás. Al cabo de los años, cuando te cerquen y alcancen todas estas maldicio-nes, te convertirás al Señor, tu Dios, y escucharás su voz; porque el Señor, tu Dios, es un Dios compasivo; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará de la alianza que con juramen-to ofreció a vuestros padres. Dt 4, 29-31

Oremos

Demos gloria y alabanza a Dios Padre que, por medio de su Hijo, la Palabra encarnada, nos hace renacer de un germen incorruptible y eterno, y supliquémosle, diciendo: Señor, ten piedad de tu pueblo.

Ya que la fuerza para no caer en la tentación nos viene de Dios, acudamos al Padre, diciendo: “Padre Nuestro....

Dios nuestro, fuente de toda bondad y misericordia, que nos otorgas un remedio para nuestros pecados por el ayuno, la oración y la limosna, recibe con agrado la confesión que te hacemos de nuestra debilidad y, ya que nos oprime el peso de nuetras culpas, levántanos con el auxilio de tu misericordia. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

LUNES

Lectura Breve

Vosotros habéis visto cómo os saqué sobre alas de águila y os traje hacia mí; ahora pues, si queréis obedecerme y guardar mi alianza, seréis mi especial propiedad entre todos los pueblos, pues mía es toda la tierra. Seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa. Ex 19, 4–6 a

Oremos

Bendigamos a Jesús, nuestro Salvador, que por su muerte nos ha abierto el camino de salvación, y digámosle confiados: Danos caminar por tus senderos, Señor.

Unidos fraternalmente, dirijamos al Padre nuestra oración común: Padre Nuestro....

Señor, purifica y protege siempre a tu Iglesia con tu constante misiericordia y, ya que sin tu auxilio no puede vivir segura, dirígela siempre con tu protección. Por nuestro Señor Jesu-cristo, tu Hijo.

MARTES

Lectura Breve

Pecamos contra el Señor, nuestro Dios, nosotros y nues-tros padres, desde la juventud hasta el día de hoy, y no escuchamos la voz del Señor, nuestrro Dios. Jr 3, 25b

Oremos

Señor, tú que prometiste estar presente cuando tus discípulos se reúnen en tu nombre para orar, haz que oremos siempre unidos a ti en el Espíritu Santo, a fin de que tu Reino llegue a todos los hombres..

Terminemos nuestra oración diciendo juntos las palabras del Señor y pidiendo al Padre que nos libre de todo mal: Padre Nuestro....

Tu gracia, Señor, nos socorra siempre, nos haga vivir entregados a tu servicio y nos sierva de ayuda constante. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

MIÉRCOLES

Lectura Breve

Rompe tus pecados con obras de justicia y tus iniquidades con misericordia para con los pobres, para que tu ventura sea larga. Dn 4, 24b

Oremos

Que trabajemos, Señor, para que el mundo se impregne de tu Espíritu y se logre así más eficazmente la justicia, el amor y la paz universal.

Invoquemos a Dios Padre con la oración que nos enseñó Jesús: Padre Nuestro....

Concédenos Señor, que, purificados por las prácticas cuares-males y alimentados con tu palabra, nos entreguemos comple-tamente a ti por una santa moderación en el uso de las cosas terrenas y que perseveremos fraternalmente unidos en la oración. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

JUEVES

Lectura Breve

No perdáis vuestra confianza. Ella lleva en sí una gran recompensa. Tenéis necesidad de constancia, para que, cum-pliendo la voluntad de Dios, podáis alcanzar la promesa. Hb 10, 35-36

Oremos

Oremos a Cristo el Señor, que nos dio el mandamiento nuevo de amarnos unos a otros, y digámosle: Acrecienta, Señor, la caridad de tu Iglesia.

Con el gozo de sabernos hijos de Dios, acudamos a nuestro Padre, diciendo: Padre Nuestro....

Te pedimos, Señor, que, cuanto más se aproxima la fiesta de nuestra salvación, con tanta mayor fe nos preparemos a celebrar el misterio pascual. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

VIERNES

Lectura Breve

“Volveos - oráculo del Señor - No os pondré mala cara, por-que soy compasivo y no me irrito para siempre. Volved, hijos rebeldes”, oráculo del Señor. Cf. Jr 3, 12b. 14a

Oremos

Que sepamos Señor, mortificarnos hoy al tomar los manjares del cuerpo, para ayudar con nuestra abstinencia a los hambrientos y necesitados.

Que el Espíritu que habita en nosotros y nos une en su amor nos ayude a decir: Padre Nuestro....

Infunde, Señor, tu gracia en nuestros corazones, para que sepamos refrenar nuestros excesos mundanos y seguir fielmente las inspiraciones que nos vienen de ti. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

SÁBADO

Lectura Breve

“Laváos, purificaos, apartad de mi vista vuestras malas accio-nes. Cesad de obrar mal, aprended a obrar bien; buscad lo que es justo, haced justicia al oprimido, defended al huér-fano, proteged a la viuda. Entonces, venid, y litigaremos – dice el Señor --. Aunque vuestros pecados sean como la grana, blanquearán como la nieve, aunque sean rojos como escarlata, quedarán blancos como lana. Is 1, 16-18

Oremos

Señor Jesús, tú que eres manso y humilde de corazón, danos entrañas de misericordia, bondad y humildad y danos com-prensión para con todos. Que sepamos ayudar a los necesitados y consolar a los que sufren, para imitarte a ti, el buen Samaritano.

Digamos juntos la oración que Cristo nos enseñó y pidamos al Padre que nos libre del mal: Padre Nuestro....

Señor, danos la gracia de celebrar esta Cuaresma con alegría y de penetrar a fondo el verdadero sentido del misterio pascual, para que podamos alcanzar plenamente su eficacia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

 
 
Imprimir esta pagina