Inicio de la Cuaresma

MIÉRCOLES DE CENIZA

Lectura Breve

Trabajad por vuestra salvación con respeto y seriedad. Por-que es Dios el que obra en vosotros haciendo que queráis y obréis movidos por lo que a Él le agrada. Hacedlo todo sin murmuraciones ni discusiones, a fin de que seáis irreprensi-bles y sencillos, hijos de Dios sin mancha. Flp 2, 12b-15a

Oremos

Demos gracias a Dios Padre, que nos concede el don de iniciar hoy el tiempo cuaresmal, roguémosle que, durante estos días de salvación, la acción de su Espíritu purifique nuestros corazones y los llene de su amor.

Digamos al Padre, unidos a Jesús, la oración que Él nos enseñó: “Padre Nuestro....

Al empezar esta Cuaresma, te pedimos, Señor, que nos des un verdadero espíritu de conversión: así la austeridad de la penitencia de estos días nos servirá de ayuda en nuestra lucha contra el espíritu del mal. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

JUEVES - DESPUES DE CENIZA

Lectura Breve

Si vuelves al Señor, tu Dios, si escuchas su voz en todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo el corazón y con toda el alma, entonces el Señor, tu Dios, cambiará tu suerte y tendrá piedad de ti. Dt 30, 2-3a

Oremos

Celebremos la misericordia de Dios, que nos ilumina con la gracia del Espíritu Santo para que nuestra vida resplandezca con obras de fe y santidad, y supliquémosle, diciendo: Renue-va, Señor, al pueblo redimido por Cristo.

Invoquemos a Dios Padre con la oración que nos enseñó Jesús: Padre Nuestro....

Tu gracia Señor, inspire nuestras acciones, las sostenga y acompañe, para que todo nuestro trabajo cuaresmal brote de ti, como una fuente, y a ti tienda, como a su fin. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

VIERNES - DESPUES DE CENIZA

Lectura Breve

Confesaos mutuamente vues-tros pecados y rogad unos por otros, para alcanzar vuestra curación, pues la oración fer-viente del justo tiene gran eficacia. Hermanos, si alguno de entre vosotros se desvía de la verdad y otro logra conver-tirlo, sepa que quien convierte a un pecador de su camino equivocado salvará su alma de la muerte y cubrirá la multitud de sus pecados. St 5, 16. 19-20

Oremos

Adoremos al Salvador de los hombres, que muriendo destruyó la muerte y resucitando restauró la vida, y digámosle humil-demente: Concédenos que imitemos a tu Madre, consuelo de los afligidos, para que podamos consolar a los tristes, mediante el consuelo con que nosotros somos por ti consolados.

Ya que por Jesucristo somos hijos de Dios, oremos confiados a nuestro Padre: Padre Nuestro....

Te pedimos Señor, que nos ayudes a continuar animosos estos días de penitencia que acabamos de empezar y que nuestras prácticas externas de penitencia estén siempre acompañadas por la sinceridad de un corazón que desea convertirse. Por nuestro Señor Jesucristro, tu Hijo.

SÁBADO - DESPUES DE CENIZA

Lectura Breve

Yo reprendo y corrijo a cuan-tos amo. ¡Ánimo, pues, y arre-piéntete! Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno escu-cha mi voz y me abre la puerta entraré en su casa, cenaré con él y él conmigo. Ap. 3, 19-20

Oremos

Desde el comienzo del día acrecienta en nosotros el amor a nuestos hermanos, el deseo de cumplir tu voluntad en todas las acciones de esta jornada.

Pidamos al Padre que nos libre de todo mal, repitiéndo la oración que Cristo nos enseñó: Padre Nuestro....

Dios Todopoderoso y eterno, mira compasivo nuestra debili-dad y extiende sobre nosotros tu mano para protegernos. Por nuestro Señor Jesucristro, tu Hijo.

 
 
Imprimir esta pagina