La Fiesta de la Misericordia

“Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas, especialmente, para los pobres pecadores (...) Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de Mi misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas. En este día están abiertas todas las compuertas Divinas a través de las cuales fluyen las gracias. Que ningún alma tema acercarse a Mi, aunque sus pecados sean como escarlata” (Diario, 699).

“Aunque el alma fuera como un cadáver descomponiéndose y aunque ya no hubiera esperanza de resurrección en terminos humanos, y todo estuviese ya perdido - no es así para Dios. El milagro de la Divina Misericordia resucita esta alma en toda su plenitud” (Diario, 1448).

 
 
Imprimir esta pagina