El Manto de la Virgen de Guadalupe

¿Quieres leer algo que no sólo te sorprenderá sino que te cambiara para siempre? Entonces lee lo que la ciencia ha descubierto en el manto de la Virgen en Guadalupe:

  1. Estudios oftalmológicos realizados a los ojos de María han detectado que al acercarles luz, la retina se contrae y al retirar la luz, se vuelve a dilatar, exactamente como ocurre en un ojo vivo.
  2. La temperatura de la fibra de maguey con que está construida la tilma mantiene una temperatura constante de 36.6 grados, la misma que el cuerpo de una persona viva.
  3. Uno de los médicos que analizó la tilma colocó su estetoscopio debajo de la cinta que María posee (señal de que está encinta) y escuchó latidos que rítmicamente se repiten a 115 pulsaciones por minuto, igual que un bebé en el vientre materno.
  4. No se ha descubierto ningún rastro de pintura en la tela. De hecho, a una distancia de 10 centímetros de la imagen, sólo se ve la tela de maguey en crudo: los colores desaparecen. Estudios científicos no logran descubrir el origen de la coloración que forma la imagen, ni la forma en que la misma fue pintada. No se detectan rastros de pinceladas ni de otra técnica de pintura conocida. Los científicos de la NASA afirmaron que el material que origina los colores no es ninguno de los elementos conocidos en la tierra.
  5. Se ha hecho pasar un rayo láser en forma lateral sobre la tela, detectándose que la coloración de la misma no está ni en el anverso ni en el reverso, sino que los colores flotan a una distancia de tres décimas de milímetro sobre el tejido, sin tocarlo. Los colores flotan en el aire, sobre la superficie de la tilma. ¿Te parece sorprendente? Entonces sorpréndete un poco más con estos otros hallazgos:
  6. La fibra de maguey que constituye la tela de la imagen, no puede perdurar más que 20 o 30 años. Hace varios siglos se pintó una réplica de la imagen en una tela de fibra de maguey similar, y la misma se
    desintegró después de varias décadas. Mientras tanto, a casi 500 años del milagro, la imagen de María sigue tan firme como el primer día. La ciencia no se explica el origen de la incorruptibilidad de la tela.
  7. En el año 1791 se vuelca accidentalmente ácido muriático en el lado superior derecho de la tela. En un lapso de 30 días, sin tratamiento alguno, se reconstituye milagrosamente el tejido dañado.
  8. Las estrellas visibles en el Manto de María reflejan la exacta configuración y posición que el cielo de México presentaba en el día en que se produjo el milagro.
  9. A inicios del siglo XX, un hombre escondió una bomba de alto poder entre un arreglo floral, el cual colocó a los pies de la tilma. La explosión destruyó todo alrededor, menos la tilma, que permaneció en perfecto estado de conservación.
  10. La ciencia descubrió que los ojos de María poseen los tres efectos de refracción de la imagen de un ojo humano.
  11. En los ojos de María (de tan sólo 7 y 8 mm) se descubrieron diminutas imágenes humanas, que ningún artista podría pintar. Son dos escenas y las dos se repiten en ambos ojos. La imagen del obispo Zumárraga en los ojos de María fue agrandada mediante tecnología digital, revelando que en sus ojos está retratada la imagen del indio Juan Diego, abriendo su tilma frente al obispo. ¿El tamaño de ésta imagen?. Una cuarta parte de un millonésimo de milímetro.

Es evidente que todos estos hechos inexplicables se nos han dado por una razón: Querían captar nuestra atención. ¿Capturaron la tuya?
El autor de semejante prodigio tiene nuestra atención. Por lo tanto, la gran pregunt a es: "¿cuál es su mensaje?", porque con tanto misterio, así de importante ha de ser su mensaje.

Este es su mensaje, las palabras que María dijera, textualmente:
"Yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios por Quien se vive, del Creador... Señor del cielo y de la tierra. Deseo que se me erija aquí un templo, para en él mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa, pues yo soy vuestra piadosa Madre. A tí, a todos vosotros los moradores de esta tierra, y a los demás amadores míos que me invoquen y en mí confíen; oir sus lamentos y remediar todas sus miserias y dolores..." "No se entristezca tu corazón ni te llenes de angustia (le dijo María a Juan, que estaba preocupado por la salud de su tío). ¿No estoy aquí, yo, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy la fuente de tu aleg ría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?"

Por tanto:

- Dios es el único Dios y Creador de nosotros y de cuanto existe.
- María no es Dios, sino una criatura Suya a quien ha encomendado una súper-misión.
- María es Madre de Jesús (que es Dios) y madre nuestra - María escucha con amor y compasión a quienes le rezan a ella.
- Podemos confiar en María, porque tiene un encargo de Dios y Su respaldo.
- No vivamos tristes ni angustiados porque María nos ayuda y tiene respuestas.
- Dios, Sus Mandamientos y caminos deben ser el primer lugar en nuestras vidas.
- La fuente de nuestra felicidad es Dios.
- María nos lleva a Jesús. Si ella no te lleva a El entonces no es María, es alguien más.
- María te defiende del maligno que busca que vivas triste, angustiado y al final, que te condenes.
- María quiere sólo una cosa: que conozcas a Jesús, Lo ames y vivas para El.

Para finaliz ar considera tres hechos sorprendentes más:

  1. "Guadalupe" significa en el idioma indígena: "aplasta la cabeza a la serpiente". Es justo el protoevangelio en Génesis 3:15: María, vencedora del maligno.
  2. La imagen es una pintura tal y como la detalla Apocalipsis 12: "apareció en el cielo una señal grande, una mujer envuelta en el sol, con la luna debajo de sus pies".
  3. La Virgen tiene una cinta en el vientre, está "encinta" o "embarazada" para indicar que Dios quería que Jesús naciera en América, en el corazón de cada americano. Amigo, ¿qué más tiene que hacer Dios para que creamos en El y Le amemos? No pierdas la luz que tienes en este momento; habla con María ahora y dile que te ayude a acercarte a ella, a incrementar tu fe y tu amor y agradecimiento a su Hijo, Jesús.

 
 
Imprimir esta pagina