La Presencia de María en los Santuarios Marianos

EL AMOR A MARÍA, MANIFESTADO EN LAS APARICIONES Y SANTUARIOS MARIANOS DE LATINOAMÉRICA CENTRO DE UNIDAD
IV CONGRESO DE CENTROS DE LA PAZ LATINOAMERICANOS

Introducción:

Hace poco más de un año estuve en Guayaquil y tuve la hermosa oportunidad de conocer al Padre Luís Armijo, Asesor General de la Cruzada de Oración, sacerdote dominico, mariano, que durante años trabajó muy de cerca con el Padre Peyton organizando a nivel nacional la cruzada del Rezo del Rosario en varios países de Latinoamérica. Comentábamos acerca del entusiasmo con que se recibían estas jornadas entre nuestra gente, dado el amor que se le profesa a María Santísima y me decía: “Nuestros pueblos nacen marianos y después se hacen cristianos.”

Lamentablemente no teníamos mucho tiempo para seguir platicando, pues nuestro avión tenía que salir, pero realmente la observación me impacto y trate de encontrar el por que de esta devoción tan grande a Nuestra Señora.

Se me ocurrió que María es el modelo ideal, pues en su vida se mostró siempre obediente a la voluntad de Dios, esposa fiel, madre amorosa. Ella mostró su amor y disponibilidad para ayudarnos cuando fue a servir y a acompañar a su prima Santa Isabel, su capacidad de intercesión y de estar siempre pendiente del bien de los demás, en las “Bodas de Caná.” La sentimos cercana a nosotros cuando la vemos sufrir en situaciones muchas veces parecidas a las nuestras: vivió en pobreza y limitaciones, vio nacer a su hijo Dios en un pesebre, sufrir persecución y exilio en Egipto; la perdida de Jesús durante tres días siendo un niño de doce años, su hijo fue juzgado injustamente, condenado a muerte y torturado cruelmente, San José, su santo esposo y sus padres murieron estando ella en vida.

La vemos también participando de la alegría de la fiesta de Bodas en Caná, del regocijo y entusiasmo de la gente que seguía a Jesús escuchando su palabra y viendo sus milagros, su gozo profundo el día de la Resurrección de Señor y en Pentecostés. Ella estaba llena de paz, de humildad, de caridad, en continua oración y abandonada confiadamente en las manos del Padre. Ella vivió en virginidad y fue madre fecunda.

Pensé que ese amor a María Santísima lo heredamos de los misioneros españoles que nos trajeron la Fe. La carabela en que vino Colón a nuestro continente por primera vez, llevaba su nombre: “La Santa María.”

Ella se hace presente cuando se inicia la Evangelización en nuestro continente en el Tepeyac en 1531. Es significativa la influencia que tuvo Nuestra Señora de Guadalupe en nuestros pueblos, cuando la Virgen morena se le apareció al indio Juan Diego como una doncella indígena. Todavía escuchamos ese: “¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?” y el corazón de América palpita de amor al oírlo.

El Padre Joaquín Gallo escribe: “algo se trae Dios entre manos con el acontecimiento guadalupano.”

Así como María está presente en el nacimiento de Juan Bautista que anuncia a Cristo; está presente en el nacimiento de la Evangelización de América Latina y en el nacimiento del Cuerpo Místico de Cristo formado por todos los cristianos unidos a Cristo que estamos en América y el mundo. Con el signo guadalupano, Dios inició un nuevo mundo que espera que brote aquí.

Por algo el Santo Padre, Juan Pablo II llama a nuestra América Latina el “Continente de la Esperanza.” Es que es, también, el Continente de María.

LA PRESENCIA DE MARÍA EN LOS SANTUARIOS MARIANOS EN AMÉRICA

MÉXICO: Es conocida por todos la historia de la aparición de Nuestra Señora a San Juan Diego y la importancia de la presencia de la Santísima Virgen en el Tepeyac para toda América, es la gran Evangelizadora del continente, tanto para Centro y Sudamérica como para Norteamérica.

Allí Nuestra Señora nos dijo: “Yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios por quien se vive… yo soy vuestra piadosa Madre.” De esta forma ella anunció a nuestros pueblos la Buen Nueva del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Así nuestra Madre, por la Providencia de Dios fue el camino para la fe de todos los pueblos de América Latina y también de una buen aparte de Norteamérica.

El pueblo mexicano como los otos pueblos americanos sentimos que María es nuestra intercesora, nuestra primera Evangelizadora, por María vivimos nuestra fe y ella nos lleva a Nuestro Señor Jesucristo.

GUATEMALA: Recorriendo con Ella el Continente Americano, de México, Ella nos trae a Guatemala.Los misioneros que evangelizaron estas tierras fueron dominicos, se establecieron aquí alrededor de 1529. Ellos, hijos de Santo Domingo de Guzmán, enseñaron junto con el anuncio del Evangelio, el rezo del Santo Rosario, que hoy nuestra Madre nos insiste en rezarlo completo cada día. (Para el Señor no hay casualidades). En 1550, los dominicos comienzan a establecer unas casas de recogimiento llamadas Casas del Rosario, que posteriormente desaparecen, permaneciendo sólo la de la capital, que después se llamó Beaterio de Indias.

El primero de noviembre de 1559 se funda en La Antigua la primera Cofradía del Rosario que hubo en Centroamérica. Ese día el Obispo de la ciudad, subió al púlpito en la Catedral y exhortó al pueblo a la devoción del Santísimo Rosario y estableció la Cofradía del Rosario en la Iglesia y Convento de Santo Domingo. Se acordó, también, hacer todos los años una procesión del Rosario, desde la Catedral a Santo Domingo, el día de la Anunciación. Escogieron este día por celebrarse en el primer misterio gozoso del rosario, y no estar instituida aún la fiesta del Rosario. La devoción a la Virgen del Rosario se propagó, entonces, desde la capital a toda la República.

El primero de abril de 1573, el Papa Gregorio XIII, instituyó el primer domingo de octubre para celebrar la fiesta del Rosario, por haberse obtenido ese día la victoria de la Batalla de Lepanto, gracias a la intercesión de la Virgen.

La Virgen del Rosario fue elegida patrona y abogada por el Cabildo de la ciudad de La Antigua, el 19 de febrero de 1651, a consecuencia del terrible terremoto de Santa Marta, que asoló la ciudad el día anterior. Cuando se trasladó la capital a la Nueva Guatemala, se trasladó allí la imagen de Nuestra Señora del Rosario a la nueva iglesia de Santo Domingo. Esta imagen fue hecha toda de plata, incluyendo el vestido y la peana, mide cerca de dos metros y lleva en sus brazos al niño dormido. No se conoce a los artistas que participaron en su creación, ni se puede precisar el año en que fue construida, únicamente se sabe que estaba terminada en el mes de diciembre de 1592.

En el mes de enero de 1934, por decreto del Santo Padre Pío XI, fue coronada solemnemente la imagen de Nuestra Señora del Rosario en el atrio de la Catedral. La iglesia y Convento de Santo Domingo en Guatemala es el lugar de Nuestra Señora del Rosario. La iglesia actual es la tercera levantada por los dominicos. Actualmente, la festividad del mes de octubre, que se dedica por entero a la Virgen del Rosario, tanto en la capital como en el interior del país es una de las fiestas religiosas y populares más importantes de la vida cristiana en Guatemala, junto con las continuas peregrinaciones a su santuario.

EL SALVADOR: Si vamos al país hermano de El Salvador nos encontramos que la mayor parte de los templos están dedicados a María Santísima, hay dos en especial que es importante mencionar como verdaderos Santuarios Marianos:

El de Nuestra Señora de la Paz, situado en la ciudad de San Miguel, en el oriente de la República, en donde se venera la imagen que se coronó canónicamente el 21 de noviembre de 1921. Recordando esta fecha, en la que también en 1966, Pablo VI la nombró Patrona Nacional de la República de San Miguel en que todo el pueblo salvadoreño se vuelca a honrar a su patrona. El de Nuestra Señora de Guadalupe, que es muy venerada en El Salvador, como en toda Centroamérica. En la Ceiba se erigió un templo en su honor, al cual acuden peregrinaciones de todo el país. Se ha convertido en una verdadera tradición desde hace muchísimos años, el celebrar el día de los indios, como se le ha dado por llamar a esta fiesta que tiene lugar el 11 y 12 de diciembre, la víspera y el día en que se conmemora el aniversario de la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe a San Juan Diego.

Es una fiesta en donde se demuestra la sencillez del amor de nuestro pueblo por María Santísima, en que se disfrazan los niños de indios, con trajes sencillos de manta, el bigote y las patillas, maquillados con carbón y corcho quemado y las niñas con preciosos trajes de india salvadoreña o mexicana que van en peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, en las afueras de la ciudad de San Salvador.

Son miles de personas que en estos dos días vienen a rendirle tributo a María Reina de América. Llegan en carro, en bus, a pie y hasta en carretas adornadas típicamente. Todos llegan a participar en la procesión dedicada a Nuestra Señora, a pedir su intercesión, a demostrarle su amor. Hay feria, comidas típicas, mariachis, cohetes. Hay alegría, hay fiesta porque María de Guadalupe nos ha visitado.

HONDURAS: Al lado de El Salvador está nuestro país hermano Honduras. Allí nos encontramos con Nuestra Señora de Suyapa, en la aldea de Suyapa al sureste de Tegucigalpa, a 8 Km. de la Capital. Suyapa significa “en el agua de las Palmeras.” Un sábado del mes de febrero de 1747, un joven labrador llamado Alejandro Colindres y un niño de 8 años, Lorenzo Martínez, al hacérseles de noche en el campo, decidieron dormir a la intemperie, en ese momento, Alejandro encontró, en el duro suelo que le servía de lecho, una pequeña imagen de la Inmaculada Concepción. De esta sencilla y simple manera, fue hallada por manos humildes y buenas Nuestra Señora de la Concepción de Suyapa.

Esta imagen fue venerada primero en casa de los Colindres, colocándola en una mesa adornada con flores, después se la traslado a un camerín, donde fue venerada por más de veinte años.
La imagen está hecha de madera de cedro y mide seis centímetros y medio de alto. El Papa Pío XII en 1539 declaró a la Virgen de Suyapa Patrona de Honduras. Se celebra su fiesta el 2 de febrero. Es venerada, nuestra Madre, en uno de los Santuarios más grandes de América.

NICARAGUA: La gran devoción mariana de Nicaragua es la Purísima Concepción. Sus fiestas se celebran entre el 28 de noviembre y el 7 de diciembre, este último día ocurre la famosa gritería, en la que numerosas familias le ponen un altar en sus respectivas casas y los amigos y vecinos van pasando por estas casas gritando: “¿Quién causa tanta alegría?” y los demás contestan: “La Concepción de Maria”. Hay diversas expresiones populares de esta fe en la Inmaculada como las novenas, las ramadas granadinas (en Granada), las romerías de El Viejo, los bailes de Yegüita y los bailes de Gigantonas y Pepes (muñecos), en la ciudad de León.

Esta advocación es venerada en Granada, El Viejo y León principalmente. La imagen de El Viejo fue enviada por Santa Teresa de Jesús con su hermano Rodrigo a Nicaragua.

COSTA RICA: Al amanecer del 2 de agosto de 1635 probablemente, Juan Pereira salió a recoger leña y se encontró por el camino sobre una piedra una imagen de la Virgen María con el niño en los brazos. Emocionada la llevó a su casa y la guardó en un cofre. Al día siguiente y el tercer día le ocurrió lo mismo, encontró la imagen en el mismo sitio. En casa vio que el cofre estaba vacío por tercera vez. Fue a contarle a un cura lo ocurrido, quien guardo la imagen de piedra en una caja para cuando tuviera tiempo, pero la Virgen seguía apareciendo sobre la misma piedra.

Entonces acompañado de otros sacerdotes comprendió el párroco que la Virgen quería un templo allí mismo donde deseaba ser la “Reina de los Ángeles” y de todos los costarricenses. La imagen se hizo presente en forma silenciosa el 2 de agosto, por eso es llamada Nuestra Señora de los Ángeles, pues ese es el día de los Ángeles Custodios. Es la patrona principal de Costa Rica y se venera en el Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles en Cartago.

PANAMÁ: La primera ciudad panameña sede de un obispado, fue la Antigua de Darien. Allí se veneró la bella imagen de Nuestra Señora de la Asunción de Murillo como patrona y se levantó el primer templo construido en “tierra firme”, de allí el nombre de Santa María de “la Antigua.”

Mucho antes de 1681 parece que los misioneros franciscanos la trajeron a Panamá. A lo largo y ancho de nuestro continente vamos descubriendo a la Virgen que se va haciendo presente en todos los lugares grandes y pequeños y se van sembrando de santuarios marianos las tierras del nuevo mundo, así como ahora se van multiplicando las apariciones de Nuestra Señora en el mundo entero.

COLOMBIA: En Colombia nos encontramos también con muchos santuarios marianos y con una especial devoción a Nuestra Señora del Santo Rosario, cuya imagen se renovó milagrosamente, hace cuatro siglos, en la choza de una estancia rural llamada “Aposentos de Chiquinquirá.” Fue pintada “al temple” sobre una manta indígena, hacia 1560, por el español Alonso de Narváez. El pintor dibujo la imagen de la Virgen del Rosario con el Niño Jesús, San Andrés Apóstol y San Antonio de Padua.

Hoy, después de cuatro siglos en que ocurrió este prodigio del cielo, la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, es proclamada y coronada Reina de Colombia, es un imán poderoso que atrae los corazones hacia Dios. Después de Chiquinquirá, es celebre en Colombia el lugarcito de “Las Lajas” en donde hay un santuario dedicado a María, Nuestra Señora del Rosario, que atrae numerosas romerías de Colombia y Ecuador a este pintoresco lugar en medio de peñascos abruptos. Allí la Virgen alivia el dolor de sus hijos e intercede por ellos.

VENEZUELA: Una mañana, a principios de 1652, cerca de la ciudad del Espíritu Santo del Valle de San Juan de Guanare, cuando el cacique Coromoto y su mujer se dirigían a su tierra de labranza, se encontraron en una quebrada con una incomparable señora que sostenía en sus brazos a un pequeño niño, que con amorosa sonrisa les ordenó “salir al bosque e ir al sitio donde vivían los blancos, para recibir el agua sobre la cabeza y así poder ir al cielo.”

El Cacique fue a la ciudad a prepararse para recibir el bautismo. Una tarde (8 de septiembre de 1652) dejó la doctrina para volver a su anhelada soledad de los bosques. Por la noche se le volvió a aparecer la Señora y le dejó una diminuta imagen en su mano, que es la que hoy se venera en el Santuario de Guanare.

El lugar de la aparición fue olvidado hasta fines del siglo XVII en el que sucedió un prodigio: la imagen de la Santísima Virgen dió a conocer el lugar de su aparición al Cacique de los Coromotos. En determinado sitio del recorrido que hacían con la imagen, se le ensombreció el rostro, que no se aclaró hasta que decidieron plantar una cruz en aquel lugar. Mas tarde se levantó una ermita y se fundó el pueblo “Aparición de Coromoto de Tucupío.” El primero de mayo de 1942 la Excelsa Virgen de Coromoto fue proclamada patrona de Venezuela.

ECUADOR: En la “mitad del mundo”, el Ecuador, encontramos diversos santuarios marianos, diversas advocaciones marianas y diversas manifestaciones de Nuestra Señora.
La Nación está consagrada al Sagrado Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de María. El Emperador Carlos V obsequió a los P.P. Mercedarios una imagen de Nuestra Señora de La Merced, muy venerada como la “Peregrina de Quito.” Es la patrona de Ecuador.

A 40 Km. al noreste de Quito, se encuentra el pueblecito del Quinche, allí encontramos el “Santuario de Nuestra Señora de la Presentación del Quinche”, venerada desde tiempos muy remotos. Fue esculpida por D. Diego Robles, quien hizo también la imagen de la Virgen de Guapulo y de El Cisne en Loja, bajo la advocación, en ambos santuarios, de la Santísima Virgen de Guadalupe. En estos santuarios marianos de Ecuador suelen peregrinar en procesión, largas distancias, a pie, por muchas horas con sentido penitencial los devotos de María. Miles de peregrinos se suelen reunir en estos lugares de gracia.

El 20 de abril de 1906, a las ocho de la noche en el colegio de los P.P. Jesuitas, San Gabriel, cuando casi todos los colegios católicos de Ecuador fueron cerrados por los liberales, una imagen de Nuestra Señora de los Dolores que estaba en un cuadro en el comedor de los alumnos, se revivió y comenzó a abrir y cerrar los ojos. Esto sucedió sucesivamente por 7 veces. Fue un hecho prodigioso y de orden sobrenatural como más tarde declaró la Iglesia. Desde esa fecha se comenzaron a reabrir los colegios católicos de Ecuador y por toda la nación se difundió la devoción a la “Dolorosa del Colegio”, patrona de la educación católica de la juventud.

PERÚ: La misión evangelizadora de los misioneros fue extraordinaria. En Perú encontramos que florecen varios santos al poco tiempo de anunciarse el Evangelio en estas tierras. Recién fundada la diócesis de Lima, el Emperador Carlos V obsequió una hermosa imagen de Nuestra Señora, de origen flamenco, hecha por Roque de Balduque, antes de 1550. Es Nuestra Señora de la Evangelización, venerada en la Catedral de Lima. Es probablemente la primera imagen de Nuestra Señora que llega y recibe culto en la recién fundada ciudad de los Reyes.” Ante ella fue depositada, en medio de gran fiesta, la primera rosa florecida en la ciudad.

Fue venerada por Santo Toribio, San Martín, Santa Rosa, San Juan Marías. Presidió en el retablo mayor de la Catedral los Concilios Limeños, especialmente el tercero.
Juan Pablo II la coronó solemnemente en su viaje apostólico al Perú. En su segunda visita, con motivo del congreso Eucarístico-Mariano, después de consagrar la nación a Nuestra Señora, le ofreció la Rosa de Oro.

Nuestra Señora de “La Merced” es la patrona de las armas y de los campos de Lima. Es muy venerada desde que vinieron los misioneros mercedarios. En la ciudad de Arequipa, muy mariana desde su fundación, se venera en dos santuarios a Nuestra Señora de la Candelaria en Cayma y Chapi.

CHILE: Al sur de nuestro continente, en tierras araucanas, el pueblo chileno profesa una gran devoción a Nuestra Señora del Carmen. “Desde principios de la fundación del Reino de Chile, la Reina del Cielo mostró siempre su protección y amparo a estas tierras”, nos dice alrededor de 1620 el Padre de Rosales.

Recién fundada la ciudad de Santiago, se levantó una ermita frente a la Plaza de Armas donde después se construyó la Catedral consagrada a la Virgen María. Entre 1540 y 1550 se edificó un templo dedicado a Nuestra Señora del Carmen en Tirana, allí han concurrido numerosos peregrinos a honrar con mucha devoción a la Virgen. En el norte de la ciudad de Santiago, ante un prodigioso hecho ocurrido con una estampa de Nuestra Señora del Carmen, mandó a construir, el Obispo Moran, un templo que es la actual parroquia de Nuestra Señora de la Estampa Volada en la Avenida Independencia.

Declarada la independencia de Chile, las autoridades y el pueblo chileno construyeron un santuario nacional a Nuestra Señora del Carmen Patrona y Reina de todo Chile, quien acompaña en el peregrinar de su historia a esta nación hermana.

ARGENTINA: Pasando del Pacífico hacia el lado del Atlántico encontramos en el pueblo argentino su intensa devoción a la Santísima Virgen, por lo que ha merecido ser llamada Nación de María. La han coronado en diversas imágenes y le han levantado en Luján un espléndido templo: La Basílica de Luján.

Una hermosa imagen de María Inmaculada, era llevada en una carreta tirada por una yunta de bueyes, quienes junto al río Luján se detuvieron sin poder reanudar la marcha, estaban como paralizados, al bajar el cajoncito con la imagen de Nuestra Señora, ellos solos hicieron adelantar la carreta. Allí se quedó esta imagen de Nuestra Señora, en donde se le construyó una ermita y más tarde un hermoso santuario gótico. La llamaban la “Virgencita Estanciera”, la “Patroncita Morena.” La Iglesia al autorizar su culto la llamó “Pura y Limpia Concepción del Río Luján.”
La Virgen de Luján es patrona de Argentina, Paraguay y Uruguay.

Muchas otras advocaciones de Nuestra Señora son veneradas por este pueblo católico, especialmente Nuestra Señora del Rosario que es patrona de Entre Ríos, Ciudad Rosario, Córdova, Jujuy. Actualmente han sido aprobadas las apariciones de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás por el Obispo local.

URUGUAY: Siguiendo hacia el norte, junto al Atlántico nos encontramos con Nuestra Señora “La Virgen de los Treinta y Tres” en Uruguay, junto a un arroyo llamado el arroyo de la Virgen, en La Calera. Es una imagen de La Inmaculada muy artística y bella, llamada de los Treinta y Tres porque estuvieron rezando ante ella los 33 que firmaron y proclamaron la independencia de la nación, para implorar el auxilio de Dios.

PARAGUAY: En Paraguay encontramos la Virgen de los Milagros de Caacupé, en la ciudad de Caacupé que es el centro espiritual y de unidad de fe de toda la nación por ser la ciudad de la Virgen. El pueblo de Caacupé nació alrededor del templo dedicado a Nuestra Señora de la Virgen de los Milagros, tallada por un indígena guaraní en un tronco extraído de un árbol tras el cual se protegió, pidiendo el auxilio de la Virgen, cuando se encontró acorralado por sus enemigos, quienes pasaron sin verlo. Agradecido a la Virgen talló dos imágenes, una destinada a la Iglesia de Tobatí y otra para su devoción personal. Esta última es la que se venera en Caacupé.

BOLIVIA: A orillas del Lago Sagrado o Lago Titicaca se encuentra Copacabana, en donde está el santuario a la Virgen de la Candelaria. Francisco Tito Yupanqui, descendiente de los Incas, nació en Copacabana, a quien el Emperador Carlos V le concedió un escudo de armas donde aparecía el lema “Ave María.” Desde niño amó mucho a la Santísima Virgen María y movido por este amor defendió su deseo de que la imagen de la Candelaria presidiera el altar mayor de la capilla de Copacabana. El mismo trabajó una imagen de la Virgen en arcilla y más tarde talló otra de madera que actualmente es venerada en la Basílica del Santuario de Copacabana desde donde la Santísima Virgen derrama luz, como una nueva estrella, sobre esta región de América Latina en Bolivia.

BRASIL: En Brasil, el año de 1717 en la región minera Minas Gerais perteneciente a la Capitanía de San Paulo, el gobernador solicitó a los pescadores del río Paraíba, para obsequiar a un huésped una provisión de peces en abundancia. Uno de ellos, Juan Alves, lanzando la red en el puerto de Itaguassú, vio surgir una pequeña imagen rota de barro. Al lanzarla nuevamente apareció la cabeza de la imagen de Nuestra Señora de la Concepción. La imagen fue colocada en un oratorio frecuentado por los vecinos. En vista de los prodigios allí obrados, el Padre José Alves Vilella, promovió la erección de una capilla. Allí se hizo un templo inaugurado el 26 de julio de 1745, quedando bajo la advocación de “Nuestra Señora Aparecida. Más tarde se edificó el Santuario Nacional a “Nuestra Señora Aparecida”, patrona de Brasil. Allí la Virgen tiene su encuentro especial con nuestros hermanos de Brasil. Allí los peregrinos buscan la fe y los medios para alimentarla: los sacramentos de la Iglesia, sobretodo la Reconciliación con Dios y el alimento eucarístico. Y vuelven reconfortados y agradecidos con la Señora, Madre de Dios y nuestra, como les dijo Juan Pablo II cuando consagró este santuario.

PUERTO RICO: Cruzando el mar hacia las islas del Caribe encontramos en Puerto Rico un pueblo mariano, en donde varias advocaciones de la Virgen han sido veneradas por mucho tiempo. También la devoción del Santo Rosario distingue la sencilla religiosidad de los puertorriqueños. La devoción de la Virgen que permanece en el corazón de Puerto Rico y que la convierte en su patrona es la antiquísima “Santa María, Madre de la Divina Providencia”, que llegó a mediados del siglo pasado, traída desde Barcelona y que fue colocada en la Catedral de San Juan.
La imagen del niño que duerme, débil e impotente se ve como una imagen simbólica de Puerto Rico, acunado con intensa ternura por la propia Madre del Señor.

REPÚBLICA DOMINICANA: Hace quinientos años, el 5 de diciembre de 1492 llegó Cristóbal Colón a la isla de Santo Domingo, llamada Española anteriormente. Ya el 15 de octubre de 1492 había llamado a otra isla con el nombre de Santa María de la Concepción.

Allí encontramos a Nuestra Señora de Altagracia, muy venerada desde hace tres siglos. Es una imagen de la Virgen María, pintada en un lienzo sobre tabla, adorando a Jesús recién nacido que está a sus pies en una cuna. Muchos peregrinos acuden a su Santuario de Higuey, a rezarle a la Reina del Cielo.

HAITI: En esta misma isla es venerada con amor especial Nuestra Señora del Perpetuo Socorro por el pueblo haitiano.

CUBA: En la isla de Cuba, casi cuatro siglos atrás se apareció la Virgen de la Caridad a tres sencillos campesinos que iban en busca de sal, para salar las carnes, a la bahía de Nipe. Después de dos días de tormenta, al amanecer recogieron una imagen blanca de la Virgen que flotaba sobre las aguas en una tablita que tenía la siguiente inscripción: “Yo soy la Virgen de la Caridad”, se admiraron al ver la imagen con su ropaje que no estaba mojado.

El primer Santuario que tuvo la Virgen de la Caridad del Cobre fue una modesta ermita construida, a raíz del encuentro prodigioso de la imagen, de techo de guano y tablas de palma en Hato de Banajagua. El altar de tablas que inicialmente tuvo y la lámpara de cobre que la alumbraba, fueron los primeros sencillos homenajes. Más tarde se construyeron dos ermitas y actualmente tiene el Santuario Nacional del Cobre.

MIAMI: Con la llegada del exilio cubano a Miami, llegó la devoción a la Madre de Jesucristo bajo la advocación de Nuestra Señora de la Caridad, su imagen llegó al aeropuerto de Miami, procedente de Cuba, el 8 de septiembre de 1961. En 1968 se estableció la Cofradía de Nuestra Señora de la Caridad y se acordó construir una ermita a Nuestra Señora de la Caridad.

El dos de diciembre de 1973 se dedicó la Ermita de la Caridad por el Cardenal Krol. Cada año se celebran tres importantes actos en honor a la Virgen: las peregrinaciones, que son visitas de los municipios; las Romerías, que son las visitas de las provincias y la gran concentración del 8 de septiembre, el día de la festividad de la Virgen.
La arquitectura de la ermita quiere ser la expresión simbólica de la jaculatoria: “Virgen Santísima, cúbrenos con tu manto.”

EE.UU.: En los Estados Unidos de Norteamérica, nación en su mayoría protestante, la Virgen María acompaña a la Iglesia Católica como Madre que peregrina entre nosotros. El 13 de mayo de 1846 diecinueve obispos se reunieron en Baltimore y le pidieron a la Santa Sede que proclamara a la Virgen María como patrona de los Estados Unidos de Norteamérica bajo la advocación de la Inmaculada Concepción. El Papa Pío IX aprobó esta solicitud.

El sueño de la Basílica se hizo realidad el año 1914 cuando el obispo Monseñor Thomas Shahan, quien era Rector de la Universidad Católica de América, con la entusiasta aprobación del Papa San Pío X, interesó a los Obispos y católicos de EE.UU. para construir la Basílica para nuestra Madre en la capital de la nación, fue consagrada el 20 de noviembre de 1959. Es la séptima iglesia más grande del mundo, construida en forma de cruz latina. Tiene altares en diversas capillas dedicadas a honrar más de 20 advocaciones diversas de Nuestra Señora, entre las que está la Reina de la Paz. Venerándose en la parte superior de la Iglesia a la Inmaculada Concepción y la Asunción de María.

ESPAÑA: Este año damos gracias a Dios por los quinientos años de la Evangelización Cristiana de nuestro continente. El 12 de octubre recordamos la llegada del Evangelio desde España a nuestras tierras y el 12 de octubre es Nuestra Señora del Pilar. Según una antigua tradición, ya desde los albores de su conversión, los primitivos cristianos levantaron una ermita en honor de la Virgen María, a orillas del Ebro, en Zaragoza.

Una venerable tradición afirma que la Virgen apareció sobre un pilar junto al Ebro, al propio apóstol Santiago, llegado a España para anunciar el Evangelio, cuando desanimado quería volverse a Jerusalén. La grandiosa basílica, que hoy está abierta todo el día, siempre está visitada como un centro vivo y permanente de peregrinación de innumerables fieles que desde todas partes del mundo, vienen a rezar a la Virgen y a venerar su pilar. Por encima de los milagros extraordinarios, que han acontecido, la Virgen del Pilar es invocada como refugio de pecadores, consoladora de los afligidos y como Madre.

El Santo Padre Juan Pablo II por dos veces eligió este santuario como primer paso de sus viajes a América Latina: en 1979 para asistir a la conferencia de Puebla y en 1984 para inaugurar la novena de años por el V Centenario del descubrimiento y el comienzo de la Evangelización en América.

Hemos hecho un recorrido por nuestras naciones y sus principales santuarios marianos, porque son muchos los santuarios dedicados a la Virgen que encontramos en toda América. En ellos descubrimos la presencia cercana y constante de María en medio del pueblo cristiano. En estos santuarios en donde son veneradas diversas advocaciones de Nuestra Madre y en donde se testimonian muchas experiencias de fe, manifestaciones de Nuestra Señora especiales en cada lugar y en diversas épocas de nuestra historia, la gracia de Dios se ha comunicado a multitud de creyentes que van a rezar, a hacer penitencia ya visitar a María, pero Ella los acerca al Señor. Los santuarios marianos son lugares especialmente bendecidos por Dios para evangelizar y santificar a sus hijos. Hoy sigue manifestándose Nuestra Señora en todas las naciones en forma extraordinaria porque más que nunca necesitamos de Dios, las apariciones de la Virgen están volviendo a despertar la fe de los cristianos y renovando nuestra vida cristiana. María está entre nosotros porque Ella nos trae a Jesús, nos lleva a Jesucristo.

Luis E. Siman D.
Guatemala, Año 1992
4to Congreso de Centros y Grupos de Oración
María Reina de la Paz de Iberoamérica

 
 
Imprimir esta pagina