¿Se le aperecio Jesús a su Madre Santísima antes que a sus Discipulos?

El primer día después del sábado, María Magdalena fue al sepulcro muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, y vio que la piedra que cerraba la entrada del sepulcro había sido removida. Fue corriendo en busca de Simón Pedro y del otro discípulo a quien Jesús amaba y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»

Pedro llegó detrás, entró en el sepulcro y vio también los lienzos caídos. El Sudario con que le habían cubierto la cabeza no se había caído como los lienzos, sino que se mantenía enrollado en su lugar. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero, vio y creyó. (San Juan 20,1-9)

¿Quien mas que ELLA pudo haber tenido la delicadeza y ternura de enrollar el Sudario y los lienzos, aunque estos se hubieran caído al suelo?

 
 
Imprimir esta pagina