Testimonio del Clero que ha estado presente en Medjugorje en 1998

Febrero | Marzo | Abril | Mayo | Junio | Noviembre | Diciembre

Press Bulletin 82 - Enero 14, 1998

Visita del Obispo de México

A principio del mes de noviembre del año 1997, el obispo Lázaro Pérez, de la diócesis de Autlan, Jalisco, visitó Medjugorje junto con un grupo de peregrinos de México. Acerca de sus experiencias, primeramente con respecto a su país y posteriormente con respecto a sus impresiones sobre Medjugorje, nos habló en una corta conversación. Damos a conocer sus impresiones sobre Medjugorje:

"Medjugorje es muy conocido en México. Me enteré por primera vez de la existencia de Medjugorje hace quince años cuando se empezó a hablar un poco de lo que sucedía en este lugar. Debo ser sincero y decir que cuando nosotros, los obispos, oímos noticias sobre apariciones y fenómenos similares, somos prudentes en nuestras declaraciones. Es habitual que en un primer momento, digamos que es imposible, y deseamos inmediatamente frenar lo que está aconteciendo. Siempre tenemos temor de confirmar inmediatamente las noticias sobre las apariciones, ya que nos atemoriza el hecho de que esta forma de creencia pueda ser frágil y se convierta en un fanatismo. Esa fue mi convicción personal al inicio. Después de eso, el año 1985 fui a Italia. Me encontré con un matrimonio que había visitado Medjugorje. Después de eso, empezé a interesarme cada vez más y más. Sin embargo, habitualmente decía que eso no podía ser verdad. Consideraba que después de las apariciones de Guadalupe, no podían suceder otras apariciones, ya que María de Guadalupe era la Reina de México. Se empezó a hablar cada vez más acerca de la misión de María en este lugar, de su mensajes dados a través de los niños. Estaba preocupado de que no se creara un tipo de fanatismo religioso. Mi interés se acrecentó desde el momento que, por casualidad, llegó a mis manos un libro del teólogo René Laurentin en el que se hablaba de las apariciones de todo el mundo. Leí el libro con gran interés, por el hecho de que el autor era sacerdote y había sido mi profesor en Roma donde había asistido a sus clases de mariología. Pensé que él era un teólogo serio e importante, y que no era un fanático. Por tanto, continué leyendo con un interés creciente. En ese libro encontré una frase conmovedora en la que el padre Laurentin decía: "... estamos pasando por un período en el que los jardines de la Iglesia han llegado a ser estériles y era necesario que la Virgen viniera a renovarlos y a darles un nuevo frescor ..." Llegué a la conclusión de que los problemas que existen en la Iglesia no han sido resueltos y de que quizás los responsables son los pastores en la Iglesia. Yo me sentí uno de ellos.

Necesitamos más sacerdotes santos y pastores que se comprometan a vivir según Jesucristo, el Buen Pastor, y el Sagrado Corazón de Jesús. Todos estos acontecimientos abrieron las puertas al ateismo, secularismo, a la sociedad de consumo que, todos juntos, configuran una cultura de valores contraria a la enseñanza del Evangelio. Leyendo las experiencias del padre Laurentin dije: "Esto no es una falsedad, él dice la verdad". En una ocasión, hablé con un amigo teólogo. Me aconsejó de que no fuera a Medjugorje puesto que, en mi lugar, no arriesgaría su honor de teólogo. El profesor Laurentin me dijo que talesteólogos hablan mucho de María, pero no la aman verdaderamente. Se sirven de la mariología para estudiar, pero no tienen una relación emocional hacia María. Todo esto ayudó para que en mí se despertara un gran interés por la Virgen, aunque siento que durante toda mi vida la Virgen ha ocupado un lugar importante. En el símbolo de mi diócesis tenemos una estrella que representa a la Virgen. Yo deseé vehementemente que el símbolo de la Virgen entrara en el escudo de nuestra diócesis. Después de haber leído el libro de Laurentin, creció aún más mi interés por estos acontecimientos. Aparte de esto, he encontrado a muchos peregrinos que habían estado en Medjugorje. Al regresar a México, se habían enriquecido espiritualmente y estaban dispuestos a vivir la caridad en el espíritu de la nueva Evangelización. Todo esto muestra los frutos de Medjugorje, aunque la Iglesia oficial todavía mira con prudencia este fenómeno. Yo pienso que ante todo debemos dirigir nuestra atención a los frutos de Medjugorje. En estos momentos me encuentro con un centenar de peregrinos de México y desde ya puedo decir que he percibido muchos buenos frutos.

Invitaré a mis fieles para que vengan a Medjugorje. Es una pena que se halle tan lejos de México. Nosotros tenemos una cultura religiosa acentuada, y un lugar especial lo ocupa la veneración de la Bienaventurada Virgen María. Pienso que el fundamento d mi vocación es despertar la veneración hacia la Virgen. Considero que María, como dice el Concilio Vaticano II, ora e intercede junto con Cristo; esto lo he podido experimentar aquí en Medjugorje. Hoy día en la mañana hemos conversado con una vidente, Vicka. Nos transmitió los mensajes de la Virgen sobre la conversión, el ayuno, la oración, el perdón y la Santa confesión, sobre todos los valores que en los tiempos actuales se están perdiendo poco a poco. Personalmente pienso lo siguiente: Si la Virgen por medio de Cristo está procurando revivir estos valores, entonces esto debería ser una tarea fundamental para los sacerdotes, especialmente para nosotros, los obispos. A sus fieles deben decirles que este mundo tiene un camino de salvación, el camino de Cristo, nuestro camino. Cristo es nuestro Salvador y aquí vemos que la Madre de Cristo nos llama a eso: revivir los valores que nos conducen a la salvación. Estos son la oración, la reconciliación, la conversión y el ayuno, de tal manera que podamos acercarnos a la cruz de Cristo.

Actualmente, tal como sucedía en los tiempos de San Pablo, la cruz ha llegado a ser un signo escandoloso no sólo para los infieles. Lamentablemente, la cruz ha llegado a ser escandalosa aun para los cristianos. Todos querrían tener una vida cómoda, la gente le tiene temor a las pruebas, intenta quitar del horizonte la presencia de la cruz. Es por eso que considero que la Virgen nos quiere dar un gran consejo: Renueven todos los valores cristianos abandonados, y especialmente la oración, y así experimentarán la conversión. Todos debemos reconciliarnos con Dios y con la Iglesia por medio del Sacramento de la Santa Confesión, de tal manera de que si nos reconciliamos sinceramente con Dios, podremos seguir con mayor facilidad el camino de Cristo. Seguir a Cristo, no de cualquier manera, sino estar dispuesto a tomar su propia cruz y testimoniar la fe de Cristo."

 
 

Press Bulletin 85 - Febrero 25, 1998

Testimonio del Padre Michel O'Carol

Fr. Michel o'Caroll es de origen irlandés. Pertenece a la Hermandad del Espíritu Santo. Es un profesor de larga trayectoria y un mariólogo renombrado. Es autor de varios libros. "Theotokos" /La Madre de Dios/ es uno de los libros más conocidos, además, ha escrito un libro sobre Medjugorje "Documentos, hechos, teología. Está Medjugorje reconocido?". El año pasado vino nuevamente con un gran grupo de peregrinos de Irlanda: He aquí lo que nos dijo en esa oportunidad sobre Medjugorje:

"Medjugorje es un gran don para la Iglesia de hoy. Está creciendo y extendiéndose continuamente. Es maravilloso percibir el ardor de la oración y la fe poderosa del pueblo, y la gran cantidad de confesiones y confesores. La intercesión y el poder de la Virgen son evidentes en este lugar. También el Papa lo reconoce. Cuando, por ejemplo, el obispo Kim de Corea del Sur expresó al Papa su agradecimiento por la liberación del comunismo de Europa Oriental, el Papa respondió: "Los agradecimientos no van dirigidos a mí, sino a la Virgen de Fátima y de Medjugorje". Yo personalmente experimento siempre en Medjugorje la renovación de mi propia fe y el espíritu de oración". A la pregunta de cómo él como teólogo interpreta la resistencia desmedida en la Iglesia con respecto a este acontecimiento, respondió: "En la Iglesia está sucediendo la apostasía, y yo personalmente, como otros mariólogos, veo en Medjugorje la continuación de Fátima... En Irlanda, mi patria, gracias a Medjugorje muchas personas han encontrado nuevamente su fe, la oración, los sacramentos, especialmente la Confesión y la Santa Misa. La Virgen nos conduce a Jesús, nos enseña a abrirnos al Espíritu Santo. Estando en conocimiento de todos estos hechos tan evidentes, es para mí un verdadero misterio el hecho de que la Iglesia oficial no considera esto y no lo acepta. Sin embargo, que esto no represente para nosoros un problema. Nosotros procuramos responder a los llamados de María, la Reina de la Paz, y todo lo demás acaecerá cuando la Providencia lo decida. Cuiden Medjugorje. El es la esperanza de todos nosotros!"

 
 

Press Bulletin 86 - Marzo 11, 1998

Visita del Arzobispo Brasileño

El arzobispo Krieger de Brasil, visitó la parroquia de Medjugorje del 25 al 28 de febrero de 1998. Durante la Santa Misa del 27 de febrero predicó a los fieles reunidos. Damos a conocer el texto completo de su homilía:

"Yo soy el obispo Murillo Krieger, arzobispo de la ciudad de Maringa en Brasil. Han transcurrido ya ocho años desde la última vez que estuve en Medjugorje. Para mí es una gran alegría estar junto con ustedes en este lugar, ya que Medjugorje siempre ha permanecido en mi corazón. Dado que estoy aquí con ustedes, seguramente querrán saber todo lo que un arzobispo piensa de Medjugorje. Yo veo Medjugorje como un don y una responsabilidad. Medjugorje es don y gracia. La Virgen da a todos los que acuden a este lugar la posibilidad de encontrar el mismo amor y ternura que manifestó en Caná de Galilea. La Virgen se acerca a nosotros y nos pide que hagamos "... todo lo que El les mande ..." Y los servidores en Caná de Galilea hicieron todo lo que de ellos se pedía y así llenaron de agua las tinajas. De esta forma le fue posible a Jesús hacer el primer milagro en Cana. Si nuestros corazones estuvieran abiertos y dispuestos a caminar por el camino de Jesús, todo lo que el Señor ha querido hacer a través de Medjugorje hace tiempo se hubiera cumplido. ¿Acaso es tan difícil dar nuestro corazón a Jesucristo?

Medjugorje es una gran responsabilidad. Esto lo comprendí en seguida, desde el primer momento, despues de poner por primera vez el pie en el suelo de Medjugorje. esto sucedió en mayo de 1985, inmediatamente después de mi consagración episcopal. Mirando y oyendo a los videntes, concluí: Ellos necesitan nuestras oraciones para que se mantengan fieles a su misión. A partir de ese momento decidí dedicar a ellos el primer Rosario de mi Rosario diario. Ese es mi pequeño regalo. Con esto les ofrezco apoyo y ayuda, ya que ellos tienen una misión importante que se manifiesta en la presentación de Medjugorje en relación con la parroquia y con la Iglesia en el mundo. Agradezco a los videntes su disposición y abertura a la gracia de Dios. Agradezco también a los franciscanos por su consagración y perseverancia en este trabajo pastoral. Agradezco a todos ustedes, los habitantes de la parroquia de Medjugorje, el hecho de haber respondido en gran número al llamado de María. Ustedes no pueden siquiera imaginar cuán importante es la función de esta parroquia para la Iglesia y el mundo entero. Que el Señor los bendiga, que la Virgen, la Reina de la Paz, proteja con su intercesión a todos ustedes, a sus amigos y hermanos de Medjugorje."

Visita del Obispo Castrense

El día 1 de marzo de 1998, el arzobispo castrense de E.E.U.U. visitó la parroquia de Medjugorje. He aquí lo que nos dijo en esa ocasión:

"Yo soy Edwin O'Brien, arzobispo responsable de todo el ejército de E.E.U.U. Esta responsabilidad abarca a todos lossoldados norteamericanos, sin importar donde se encuentren y también están bajo mi responsabilidad los hospitales militares y las representaciones diplomáticas. Este servicio lo empecé en septiembre de 1997. Hace poco he llegado a ser arzobispo. Mi tarea es visitar a todos los soldados americanos en los lugares en que se encuentren. He estado en el Pacífico, ahora me hallo en Europa (Italia, Alemania, Inglaterra, Bélgica, Bosnia-Herzegovina). Durante la Navidad visité Sarajevo y me sentí muy desilusionado por no haber podido visitar Medjugorje. Mucha gente me preguntaba si había estado en Medjugorje. Yo tenía que responder que no, que no había tenido la oportunidad. En Roma he vivido del 1985 al 1990, pero durante ese período no vine nunca. Cuando estuve en Sarajevo le pregunté a mis superiores si podía visitar Medjugorje. Hoy me encuentro aquí. El hecho de haber podido celebrar la Santa Misa en la Iglesia de San Santiago Apóstol para mí ha sido un gran privilegio.

He oido muchas cosas buenas acerca de Medjugorje. Muchos corazones han testimoniado su cambio en positivo. Muchos hablan de su propia conversión. He estado muy corto tiempo en Medjugorje. Estoy planeando desde ya mi segunda visita a Medjugorje. Desearía ir al Podbrdo, lugar de las apariciones, pero no tengo tiempo y eso me molesta. Me siento feliz por haber celebrado en este lugar la Santa Misa, por haber orado ante la imagen de la Santísima Virgen. Espero que la Virgen me comprenda. He decidido que para la próxima vez dispondré de más tiempo para estar aquí. Haré todo lo que los demás peregrinos hacen. Haré todo lo posible para que mi visita siguienta se realice en el verano del presente año. Hasta entonces quedamos unidos en oración por la paz en el mundo."

 
 

Press Bulletin 87 - Marzo 25, 1998

Visita del Obispo Australiano

A fines de febrero de 1998, monseñor Patrick Power, obispo auxiliar de Canberra, Australia, visitó Medjugorje. He aquí lo que dijo en esa ocasión:

"Soy sacerdote desde hace ya 33 años, y obispo desde hace 12 años. Mi madre fue verdaderamente una mujer maravillosa y muy devota de la Virgen María. Mi padre veneraba especialmente a la Virgen de Lourdes. Yo nací el 11 de febrero, precisamente en la festividad de la Virgen de Lourdes. He estado en Lourdes pero aquí he experimentado algo especial. En enero de 1993, participé en un programa de oración en Canberra en el cual participaron también Fr. Slavko Barbaric y el vidente Ivan. Me sentí profundamente tocado por lo que vi y escuché. El mensaje que Ivan dio y el modo en que lo hizo, me dejó muy impresionado. Habló acerca de la oración, la conversión, la penitencia, el ayuno y la fe profunda. Estos son mensajes sobre los que había oído hablar muchas veces y sobre los que yo había hablado también, pero la simplicidad con que fueron transmitidos fue para mí singularmente importante. Recuerdo cómo mi madre experimentó todo esto. Fue para mí una experiencia indescriptible.

En mayo de 1993, estaba en Roma. Posteriormente decidí venir a Dubrovnik con el obispo de Dubrovnik Zelimir Puljic, puesto que tenía a mi disposición tres días libres. Nosotros somos amigos desde 1972, nos conocimos durante el período de estudios en Roma (1972 - 1975). Entonces, en mayo de 1993, aproveché el tiempo y vine a Medjugorje de incógnito. La guerra aún duraba. No había muchos peregrinos. Sin embargo, muchas cosas me dejaron impresionado. Ya en esa época era obispo, pero no había venido como obispo. Vine privadamente. Celebré la Santa Misa. Esta es la segunda vez que vengo a Medjugorje. Esta vez he venido con un grupo de Australia, con mi hermana y sus tres hijos. No he venido con expectativas particulares, pero estos tiempos son tiempos de grandes gracias.

Yo deseo ser sincero. Esta vez he venido para acompañar a mi familia. Cuando regresé después de mi primera visita, escribí un artículo sobre mis experiencias. Fue muy bueno. Aunque esta vez estoy aquí acompañando a mis familiares, debo reconocer que la Virgen ha preparado para mí muchas gracias. He encontrado una paz profunda, especialmente después de haber escuchado el testimonio de Vicka. He sentido la misma paz que sentí en 1993, cuando oí hablar por primera acerca de los mensajes. Todo esto me ayuda para decidirme nuevamente por mi vocación como sacerdote y por mi ministerio como obispo. Medjugorje es PAZ. Yo he experimentado paz interior y he testimoniado acerca de esto a todos los miembros de este grupo con que he venido. Cuando veo lo que sucede en nuestro grupo, cómo las personas regresan a la fe, la oración, la confesión, entonces debo recomendar a muchos que acudan a este lugar. Es muy importante para mí la experiencia de la confesión y del programa vespertino de oración, los encuentros con los videntes. No solo yo, sino también monseñor Kennedy, quién ha estado aquí varias veces, recomienda a los fielesacudir a Medjugorje. Yo deseo decir: Gracias. Gracias a los fieles y a los sacerdotes que aquí trabajan. Vuestro testimonio de fe, amor, oración y hospitalidad es muy importante para nosotros los peregrinos:"

 
 

Press Bulletin 89 - Abril 22, 1998

Visita de Dos Obispos

Durante la Semana Santa, Medjugorje recibió la visita de dos obispos: monseñor John Dew de Nueva Zelandia y monseñor Donald Montrose de E.E.U.U. He aquí lo que en esa oportunidad dijeron acerca de sus impresiones:

"Por primera vez oí hablar de Medjugorje a través de mis parroquianos. Aquellos que vinieron a Medjugorje, regresaron con buenos frutos: con el espíritu de oración, de ayuno, retornaron a la vida sacramental y llegaron a ser miembros activos de la comunidad parroquial. Se han fundado numerosos grupos de oración. Yo he venido con un grupo de peregrinos que ha visitado también Tierra Santa. Los acontecimientos de Medjugorje han dejado una profunda impresión en mi persona. Todo me parece tan natural y normal. No veo algún tipo de extravagancias. La gente habla de las apariciones de manera simple y un gran número de creyentes procuran vivir los mensajes de la Virgen. A mí me son particularmente útiles las experiencias de la oración y del ayuno. De manera particular intentaré dedicar tiempo a la oración antes de la Santa Misa. Todo esto procuraré presentarlo a las parroquias de mi diócesis. Es bueno que ustedes aquí, en la parroquia de Medjugorje, oren y ayunen, y sean apóstoles del amor en la vida cotidiana. Esta es una preparación de todos nosotros para la celebración del Gran Jubileo." - expresó monseñor John Dew, obispo auxiliar de Wellington, Nueva Zelandia.

"Por primera vez vine a Medjugorje antes de haber sido obispo auxiliar. Ahora he venido invitado por un grupo de peregrinos. Percibo en este lugar la presencia especial de la Virgen. Me doy cuenta de que un gran número de creyentes que han visitado Medjugorje regresan con una fe renovada, una experiencia renovada de oración, ayuno, confesión, Santa Misa y de Adoración. Este pueblo que es fiel a la Virgen, es fiel a la Iglesia. La devoción mariana es muy importante. Mi mensaje a ustedes en la parroquia de Medjugorje es: Vivan los mensajes, amen a la Virgen, amen la Eucaristía, no descuiden la Confesión, dediquen tiempo a la oración, oren cada día al menos una parte del Rosario. A todos les prometo mi oración y mi bendición. Deseo orar especialmente por los franciscanos, ya que lo que está sucediendo aquí es grande y los franciscanos tienen una gran responsabilidad. Estoy enterado de sus padecimientos y dificultades, pero persitan en el bien." - expresó monseñor Donald Montrose, obispo de Stockton, E.E.U.U.

 
 

Press Bulletin 91 - Mayo 20, 1998

La Experiencia de Medjugorje del Obispo Gerard Dionn

Obispos de todas partes del mundo acuden constantemente a Medjugorje atraídos por las palabras poderosas de la Virgen. A fines de abril, estuvo de visita Gerard Dionn de Edmonson, New Brunswick, Canadá. En esa oportunidad declaró lo siguiente:

"Estoy de visita por primera vez aquí en Medjugorje, del que oí hablar a través de los franciscanos croatas que trabajan en mi diócesis en Ontario. Ha sido así que en los últimos diecisiete años, no sólo de ellos, he estado escuchando continuamente de que la Virgen se aparece cada día en este lugar. Esto ha representado para mí un hecho bastante sorprendente y no he sabido si creer o no, puesto que estos acontecimientos no han sido aún confirmados oficialmente.

Este año celebro el aniversario núm. cincuenta de mi ordenación de sacerdote. Un grupo de peregrinos que tenía la intención de viajar a Medjugorje, me pidió que fuera el guía espiritual durante su viaje. Fue para mí un regalo hermoso, dado que desde hace tiempo deseaba cerciorarme con mis propios ojos de lo que estaba acaeciendo en ese lugar.

Todo lo que he visto aquí durante mi permanencia me ha impresionado profundamente. Es díficil encontrar algo parecido en algún otro lugar. En mi corazón se ha grabado profundamente la fe de las personas de este lugar, la numerosa asistencia a la Santa Misa y el espíritu de sacrificio. He visto a gran cantidades de personas subiendo a los montes, los cuales no son fáciles de trepar, confesándose y orando. Provenían de todas partes del mundo. Es difícil por tanto concluir que todo es casualidad, que éste es un lugar corriente y que aquí no ha sucedido nada. Según mi opinión, sólo la fe puede conducir a estas personas a este lugar, fe que se ha manifestado en algo concreto. Todo esto puede ser comparado con Lourdes y Fátima. Naturalmente, yo no puedo emitir un juicio definitivo, esto le corresponde al obispo local. Sin embargo, de acuerdo con los frutos que percibo, puedo decir que aquí está aconteciendo algo verdaderamente especial. No son los franciscanos los que están atrayendo a la gente. En mi parroquia, también hay franciscanos, y no ocurre nada de particular. Dios es quien está atrayendo a la gente a este lugar.

He hablado en muchas ocasiones con los que han estado en Medjugorje. Algunos han venido varias veces, aunque el viaje es largo y muy caro. Han procurado testimoniar con una nuevo fervor su propia fe. Dios en sus corazones y en los corazones de otros, a través de Su Madre, despierta una esperanza nueva. Yo creo que Ella se está apareciendo es este lugar. No sé cómo podría explicar de otra manera el fenómeno que se está viviendo aquí. No es posible que el diablo esté actuando, ya que la gente ora. También no es posible que todo esto sea un engaño común y corriente. La gente puede ser engañada durante poco tiempo, pero no durante diecisiete años completos y no millones de personas. Yo pienso que aquí está sucediendo algo especial debido a los frutos. Un árbol malo no puede producir tantos frutos buenos.

Observando la vida litúrgica en la parroquia de Medjugorje no he percibido nada fuera de lo común. Esta es la vida habitual y cotidiana de la Iglesia. La Santa Misa se celebra como en otros lugares. Aquí no haya nada fuera de lo común. Anoche tuvimos adoración ante el Santísimo Sacramento del Altar. Todo sucedió de manera muy simple: algunas palabras, algunas canciones, tal como la Iglesia lo pide. La gente se siente tan atraída por esto que están dispuestos a permanecer de rodillas durante horas. Nosotros hacemos lo mismo en nuestras iglesias, pero la gente no acude en un numero tal. Por qué? No puedo responder de otra manera sino diciendo que Dios está presente en este lugar de una manera particular.

Desearía que la parroquia de Medjugorje continúe de manera perseverante testimoniando su fe a través de la oración y el ayuno. Si ellos están dispuestos a responder al llamado de la Virgen, nos será más fácil a nosotros, los que venimos de otros lugares, poder hacerlo también. Sobre esta parroquia pesa una gran responsabilidad. Espero que podrá sobrellevarla exitosamente y permanecer sencilla como lo ha sido hasta ahora. Muchos peregrinos que han venido a este lugar se han llevado en sus corazones el recuerdo de la fe y la hospitalidad que hallaron en la parroquia de Medjugorje. Es un gran honor para esta parroquia el hecho de que la Virgen la haya visitado y visite de manera particular y de que hable en idioma croata. Espero que la parroquia de Medjugorje y todo el pueblo croata no pierdan jamás de vista esto.

 
 

Press Bulletin 93 - Junio 17, 1998

Visita del Obispo Brasileño

Durante la primera semana de junio de este año, estuvo presente en Medjugorje el obispo emérito brasileño Don Silverio Jarbas Paulo de Albuquerque. Pertenece a la Orden de los Franciscanos y administró la diócesis de Feira de Santana en el período 1970-95. En compañía de un sacerdote de su diócesis permaneció una semana en Medjugorje.

Así resumió brevemente las impresiones de su permanencia en Medjugorje: "La sencillez de la oración y la fuerza de la fe de los que encontré fueron las cosas que dejaron en mí la impresión más poderosa. Aquí no hay fanatismo alguno. Vi a muchos jóvenes que se reunen en este lugar. Los santuarios marianos cumplen un importante papel en la vida de la Iglesia."

 
 

Press Bulletin 103 - Noviembre 04,1998

Visita de Obispos

En en el mes de octubre, Medjugorje fue visitado por dos obispos, uno de Brasil, y el otro de Polonia. Este último es Mons. Albin Malysiak, que tiene 81 años, pero que, como él mismo lo dice, trabaja como lo hacía hace 15 años. Es interesante por el hecho de que colaboró con el Santo Padre Juan Pablo II por más de 20 años. Acerca de este período de su vida nos dijo lo siguiente:

"Y después que llegó a ser Papa, seguimos siendo amigos y nos encontramos lo más posible. Por ejemplo, estaré con el Papa a principios de noviembre de este año, y posteriormente a principios de marzo del año siguiente. Diez años colaboré con él como párroco y profesor de Teología, y diez años como su obispo auxilar. Trabajar con él ha sido siempre para mí motivo de gran alegría. El es un gran hombre, honesto y sincero. Siempre ha tenido gran comprensión por los demás. Fue profesor en la Universidad Católica de Lublin. Enseñaba ética social, elaboraba la problemática de los pobres y abandonados. Siempre he sido su colaborador directo. Juntos padecimos por causa de los comunistas y esto nos acercó de manera particular."

Aunque la visita de Mons. Malysiak a Medjugorje tuvo un carácter privado, acerca de sus impresiones agregó lo siguiente:

"Con mucho gusto vendré a este lugar cuando la Iglesia reconozca a Medjugorje ya que todos estamos esperando la posición oficial del Vaticano. Yo personalmente creo que los videntes tienen apariciones verdaderas. He encontrado a algunos de ellos. Creo que éste es un lugar de apariciones, pero ante todo, es un lugar de gran oración. Esto ha sido lo que más me ha impresionado. He visitado el Krizevac. He visto a mucha gente que con verdadera devoción y en recogimiento oran ante la cruz. Conté los miembros de un grupo. Había 70, que estaban sentados sobre las piedraa en torno de la cruz y oraban en silencio. Era mediodía y hacía mucho calor, pero el calor no les molestaba. El silencio y el espíritu de oración me ha inspirado y regresaré a casa con la imagen en el alma de aquellos que oran.

Admiro a los franciscanos que trabajan aquí, están constantemente con las personas, oran con ellas, y están a su disposición para conversaciones y confesiones. Me pregunto de dónde obtienen tanta fuerza. En la iglesia se siente la oración del pueblo. Cuando hemos orado todos juntos el Padrenuestro, ha sido maravilloso escuchar todos esos idiomas que oran al unísono, y se escuchó de manera especialmente clara el idioma polaco. Me da gusto que vengan tantos sacerdotes con peregrinos.

En Polonia hablaré acerca de Medjugorje. Hablaré sobre la devoción y la fe de aquellos que he encontrado. Sobre esto hablaré en mis encuentros con la gente y en las predicaciones. En Polonia se habla desde hace tiempo de Medjugorje. Es por eso que he venido a este lugar.

Para terminar, me gustaría decir lo siguiente: me siento inspirado con el trabajo de los franciscanos de Medjugorje. Con respecto a la devoción mariana, me da gusto ver que son fieles a la doctrina de la Iglesia y a los llamados del Santo Padre. El amor hacia la Virgen que se puede ver aquí en las personas, ayuda a aquellos que acuden a crecer en la fe. Todos debemos procurar aceptar y vivir los mensajes que la Virgen nos da. Se trata de la paz del mundo, por tanto debemos decidirnos por elamor de unos hacia otros, solo entonces el amor hará surgir la paz. Aquí se destaca especialmente el llamado, pero también la respuesta a la oración. Todo lo que se encuentra en los mensajes está de acuerdo con la doctrina de la Iglesia. Es poderoso el llamado a la vida en la fe y a la vida según los Sacramentos. Espero que este mensaje se difundirá aún más, y que cada vez más gente vendrá y aceptará el mensaje, mientras tanto, todos esperaremos juntos que el Vaticano reconozca Medjugorje. Yo los bendigo a todos y les deseo la paz."

Visita del Arzobispo Emerito Dr. Frane Franic

El día viernes 9 de octubre, Fr. Ivan Landeka, párroco de Medjugorje y Fr. Slavko Barbaric visitaron al Dr. Frane Franic, arzobispo emérito de Split y Makarska. He aquí lo que expresaron sobre ese encuentro:

"El encuentro y la conversación, y el compartir la mesa en comunidad fueron muy cordiales. A pesar de su avanzada, el arzobispo transcurre su tiempo en la lectura y en la escritura, y en la tarde trasncurre su tiempo en oración y adoración. Con una sonrisa y un profundo convencimiento reconoce que esto lo aprendió en Medjugorje y que permanece fiel a los llamados de la Virgen a la oración. Recordó lo que dijo al término de su Misa de diamante: Cada sacerdote debe orar tres horas, los obispos cuatro, y los obispos eméritos cinco horas. Prometió regresar de nuevo a Medjugorje, que acepta tal como lo había aceptado en 1982. Cuando llegó de incógnito a ver lo que allí sucedía. El visitó por primera vez Medjugorje sintiéndose responsable de la fe de su pueblo, y quiso tener una experiencia personal de Medjugorje a fin de poder tomar una posición responsable al respecto. A contar de la primera experiencia de Medjugorje, se volvió un gran partidario y defensor de los eventos de Medjugorje. Nos confió una experiencia suya que acaeció durante una aparición. Con ocasión de una visita suya a Medjugorje, estuvo presente en una aparición después de la cual, la vidente María le dio un mensaje que la Virgen le enviaba a él personalmente. Este mensaje ha sido para el arzobispo de índole profético ya que posteriormente se cumplió al pie de la letra. Debido a que se trata de algo que la vidente no podía saberlo de ningún modo, esto es para el arzobispo una nueva razón para creer en la autenticidad de las apariciones. Le agradecimos al arzobispo por todo lo que con su actitud hizo por Medjugorje y le deseamos una pronta visita a Medjugorje."

 
 

Press Bulletin 104 - Noviembre 18,1998

Visita del Obispo Americano

El obispo auxiliar de Portland, estado federal americano del Oregón, y párroco de la parroquia de St. Mary' s Corvallis, mons. Kenneth Steiner visitó por primera vez Medjugorje del 7 al 12 de noviembre de 1998. Acerca de sus impresiones hablaremos más extensamente en número siguiente del Press Bulletin. El último día de su permanencia dirigió la Santa Misa para los peregrinos de habla inglesa. Con ocasión de la homilía, entre otras cosas dijo:

"Vine a este lugar con el corazón de piedra. Esta piedra la dejé en el Monte de las Apariciones y en el Krizevac. Regreso a mi cosa con el corazón blando."

 
 

Press Bulletin 105 - Diciembre 02, 1998

Visita del Obispo Americano

Tal como lo habíamos anunciado en el número anterior del Press Bulletin, el obispo auxiliar de Portland, estado federal americano del Oregón, y párroco de la parroquia St. Mary's Corvallis, Mons. Kenneth Steiner visitó de manera privada Medjugorje por primera vez y permaneció del 7 al 12 de noviembre de 1998.

He aquí lo que, entre otras cosas, expresó acerca de sus impresiones sobre Medjugorje:

"La gente está hambrienta y deben descubrir una dimensión espiritual en sus propias vidas, la cual está siendo asesinada por la televisión, el secularismo y el materialismo, y muchos han verdaderamente perdido esta dimensión. Con su venida a Medjugorje, los peregrinos descubren esta dimensión espiritual y regresan a casa, y ayudan a otros a fin de que también lleguen a ser más conscientes. Es realmente un milagro lo que la gente aquí experimenta y lleva consigo a sus familias y comunidades parroquiales. Muchos no pueden venir a este lugar por diversas razones, por lo que necesitan testimonios que los ayudarán a encontrar la paz interior y a descubrir a Dios. Y muchos sólo cuando regresan a casa llegan a ser conscientes de todo lo que Dios le ha dado en este lugar. Eso también lo puede decir con respecto a mí mismo. Yo también he llegado a ser consciente del hecho de que con esta venida he sido verdaderamente bendecido. Gracias a esta venida me he renovado completamente. He llegado a ser consciente acerca de la presencia de Cristo en los Sacramentos, en la Iglesia, en la Sagrada Escritura y en general, en todas las personas.

En Medjugorje he recibido una nueva motivación espiritual. Quizás alguien podría pensar que nosotros, los obispos y sacerdotes, no necesitamos de tales renovaciones. Aquellos que piensan de esa manera no están en la razón, puesto que la renovación nos es verdaderamente necesaria. He encontrado a muchos sacerdotes que han venido a Medjugorje. Han comprendido mejor el sentido de sus sacerdocio. Eso es lo que yo personalmente me llevaré conmigo. Diré a la gente que Medjugorje es un lugar en que la gente puede acudir y renovarse en su fe. He encontrado aquí mucha gente con una fe profunda y una oración fervorosa. He comprendido que la gente, a pesar de los grandes padecimientos, ha permanecido fieles a Dios.

Yo he descubierto de nuevo a Dios y ésta es una prueba de que la Virgen está en este lugar. Precisamente ésta es Su tarea. A veces, la gente acude a este lugar con el fin de buscar a María, pero encuentra a Dios. Ese es Su deseo, ya que Ella no desea nada para sí, sino que hace todo para que la gente pueda conocer mejor a Su Hijo Jesús. La Virgen desea extender la paz de Dios entre los hombres, entre Sus hijos.
Yo invito a todos aquellos que acuden a este lugar a que lleguen a ser ejemplo para todas las persona cuando regresen a casa. Que lleguen a ser una invitación a la paz, a la oración y a la conversión. Cada uno de los que vienen a este lugar ha encontrado ya a alguien que le ha dado un buen testimonio sobre Medjugorje y le ha mostrado en su vida cambios positivos. Nosotros debemos ser testigos, debemos evangelizar a los demás. Esta es nuestra misión: llevarle a la gente la buena nueva acerca del Dios que salva. Debemos traer a Jesús y a la Virgen a este mundo y ayudar a la gente a comprender que la vida en Dios en este mundo es posible y algo necesario para todos. Nosotros debemos ser testigos para aquellos que Dios ha mandado a nuestras vidas.

Yo oraré por cada uno de ustedes y que Dios los bendiga."

Visita de dos Obispos de Haití

Del 16 al 23 de noviembre de 1998, junto con un grupo de 33 peregrinos, dos obispos de Haití visitaron Medjugorje, éstos son: Louis Kebreau, obispo de Hincha y Joseph Lafontant, obispo auxiliar de la capital de Haití. Con ocasión de esta visita, Mons. Luis Kebreau expresó acerca de sus impresiones:

"Mucha gente nos ha hablado acerca de Medjugorje. Nos ha enviado libros, fotografías, medallitas y cintas de video. Ambos tenemos un amigo común en E.E.U.U., que nos ha estado informando acerca de todo lo que en este lugar sucede. Este amigo nos ofreció este viaje. Hemos aceptado y henos aquí en Medjugorje.

Yo experimento Medjugorje con fe. En el Evangelio leemos cómo Jesús llegó a Nazaret y leyó la lectura en la sinagoga. Muchos quedaron admirados por lo que dijo, pero algunos protestaron diciendo que conocían a su familia, a su madre y a su padre. Yo pienso que hay que venir, tener tiempo, ver, experimentar y vivir. De tal forma podemos conocer Medjugorje. No se puede hablar a la ligera de Medjugorje. Es una experiencia profunda, íntima y personal. Aquí se experimentan la paz interior, la reconciliación. Es fácil descubrir lo que es la verdadera fe cristiana. Para mí éste es un tiempo de renovación. Simplemente, hay que venir, ver, encontrar y escuchar a las personas, hay que ir a los montes, participar en el programa vespertino, dedicar tiempo para la oración personal en silencio. Estoy teniendo una experiencia personal de reconciliación conmigo mismo. En cada uno de nosotros existe una parte que no conocemos, a veces se puede sentir el ataque de Satanás más fuerte de lo habitual, pero con eso se adquiere fuerza. La virgen María trae consigo la luz que nos ayuda a ver nuestro camino y comprender mejor nuestra tarea. Ella nos acompaña durante nuestro camino y desea llevarnos durante nuestra vida a Dios. Medjugorje precisamente nos abre el camino para que nos podamos sumergir en la vida de la Santísima Trinidad. Esto es lo que María está haciendo en este luagr. Le estoy tan agradecido."

Con ocasión también de su primera visita, Mons. Josph Lafontant, entre otras cosas, dijo lo siguiente:

"Durante casi diez años completos había recibido noticias sobre Medjugorje. Me interesaba cada vez más. Y, con mucho gusto, acepté agregarme a este grupo de peregrinos. Principalmente, porque está también presente Mons. Louis.

Yo iba frecuentemente a peregrinar a Fátima, Lourdes y a otros lugares. Aquí descubro una gran diferencia con respecto a todos los otros lugares de peregrinación. No hay nada estereotipado. Todo es diferente con respecto a los otros lugares. Cada uno tiene su experiencia personal, aunque se encuentre en medio de una multitud. Lo que sorprende es el hecho de que todo aquel que viene a este lugar como peregrino desea aceptar todo.

Un estímulo final para aceptar venir a Medjugorje, fue la visita del vidente Jakov Colo en septiembre. Sólo entonces llegué a ser consciente de cuántos fieles de Haití conocen Medjugorje. El se reunió con los fieles en dos iglesias. Durante su permanencia se hizo muy evidente la voluntad y el deseo en muchos de reconciliación consigo mismo y con los demás. Hubo un gran número de aquellos que en esos días buscaron la Confesión, verdaderamente más de lo acostumbrado. Participé en los dos encuentros. En uno celebré yo la Santa Misa, y en el otro, Mons. Louis. Esta es una experiencia verdadera de fe. La venida a este lugar sólo lo ha confirmado. Todas las personas necesitan de esta experiencia. Es una experiencia de conversión, de retorno a sí mismo y a Dios, como también una experiencia de reconciliación con los demás. La Virgen ayuda a cada uno, a cada hijo suyo, a encontrarse a sí mismo. La Virgen desea sentir a cada uno, tocarlo personalmente y guiarlo. Sin embargo, en lo más profundo del alma, nadie se siente obligado a aceptar todo esto, la libertad se respeta totalmente. Un croata que vive en E.E.U.U. me dijo en el aeropuerto que al principio no había creído, pero que cuando llegó a este lugar, encontró la paz y a contar de ese momento, cree en la presencia de la Virgen. Ahora lo comprendo. Aquí la le gente encuentra la paz y se reconcilia."

Ambos obispos terminaron la conversación con estas palabras:
"Que la bendición de Dios y la protección de la Reina de la Paz los acompañe a todos."

 
 
Imprimir esta pagina