Símbolos Evangelistas

Un hombre, un león, un buey, y un águila son los símbolos de los cuatro evangelistas: Mateo, Marcos, Lucas, y Juan. Estos símbolos adornan muchas obras de arte, edificios, y objetos utilizados para la adoración. Cada símbolo identifica a un evangelista, o los cuatro símbolos juntos representan los Evangelios completos. Más aún, los cuatro símbolos juntos representan el misterio de la vida de Cristo. Estos nos recuerdan el nacimiento, sacrificio, resurrección y ascensión de Jesús.

Los símbolos se encuentran al inicio del libro del profeta Ezequiel. El profeta visualiza cuatro criaturas vivientes en medio de un fuego procedente de fuertes vientos del norte. Los rostros de las criaturas se parecen a la de un hombre, un león, un buey, y un águila (1:10). El misterio que los rodeaba y su forma de moverse tuvieron un gran impacto, tanto en el profeta como en las generaciones de cristianos que han visto en su apariencia la prefiguración de los Evangelios de Jesucristo. Estas figuras aparecen nuevamente en el libro del Apocalipsis 4:7.

El hombre (a veces interpretado como un ángel) es identificado con San Mateo, quien abre su narración evangélica con el origen humano de la genealogía de Jesús. El León, de acuerdo a la leyenda, duerme con los ojos abiertos, de esta manera este símbolo representa la resurrección. Representa a Marcos, el cual inicia su narración evangélica con el león de Juan el Bautista en el desierto. La versión de Lucas con la infancia de Jesús, pone al Niño en el Templo con Zacarías, un sacerdote que ofrecía sacrificios de animales, incluyendo bueyes. Los cuernos de la bestia pueden representar la nueva y la vieja alianza, cada una con su propio sacrificio. Juan el evangelista, cuya narración contempla con intensidad a la Palabra Eterna la cual destruyó la oscuridad con su luz, nos recuerda al águila que vuela hacia el sol. De esta manera, la tradición ha designado cada evangelista con un símbolo propio.

(Tomado del Boletín de la Iglesia de San Luis)

 
 
Imprimir esta pagina