La iglesia católica y el uso de células madres

La Iglesia Católica no se opone a los conocimientos cientificos. Defiende y proclama el derecho a la vida del ser humano desde el momento de la concepcion hasta la muerte.

Para obtener las celulas madres embrionarias es necesario matar embriones. Cada embrion es un ser vivo, humano y completo que contiene toda la informacion genetica heredada de sus padres y es un nuevo ser unico e irrepetible. El embrion no es un paquete de tejidos sino un pequeno ser ya programado geneticamente con el color del cabello, el color de los ojos, la estatura y rasgos de su personalidad futura que lo individualiza como persona.

No es alternativa valida para nadie sacrificar un ser humano para investigar, curar o salvar a otro. Quien decide cual va a morir o va a vivir? . Peor aun es reducir un ser humano o parte del mismo en un producto que se vende o se almacena para venderse arbitrariamente.

Hasta el dia de hoy no ha habido ni una sola curacion con implantes de celulas madres embrionarias despues de 20 anos de experimentacion. Las celulas madres embrionarias son rechazadas por los adultos o posibles beneficiarios. Producen tumores y cancer.

La única fuente de celulas madres embrionarias son los embriones obtenidos de la fecundacion de un ovulo femenino con un espermatozoide masculino en un disco petri (fertilizacion “in vitro”) en el laboratorio. Una pareja incapaz de tener hijos por la forma natural somete a la mujer a un tratamiento de hiperovulacion llegando a producir más de 10 ovulos. Se fecundan todos, cada uno con un espermatozoide del hombre en el laboratorio y por un proceso selectivo se implantan, se descartan o se congelan. Muchos tambien se usan para investigacion o experimentacion con implantes.

La iglesia apoya y promueve la unica alternativa eticamente aceptable: la investigacion, experimentacion e implantes de celulas madres adultas. En el presente hay más de 72 trataminetos aprobados para curaciones con celulas madres adultas.

No son rechazadas por el paciente por ser de uno mismo (autólogas), no producen tumores y no hay que destruir seres humanos vivos. Todos tenemos celulas madres adultas desde ninos hasta ancianos: en la medula osea, la sangre, tejido adiposo, tejido nervioso celulas olfatorias, pulpa dental... Tambien en el líquido anmiotico, cordon umbilical, que puede ser conservado en bancos especiales.

La Iglesia Católica proclama la verdad iluminada por la fe, no teme a la ciencia y no toma partido con los que olvidan o pisotean los derechos del hombre. Principalmente en los primeros estadios de la vida. Es la voz de los mas pequenos que dentro del seno de la madre no son oidos, de los pobres, enfermos y oprimidos. Hombres y mujeres libres con ganas de vivir y crecer. Con una dimension espiritual que trasciende lo material.

Miguel Arias y Luis E. Siman
Colaboraron en la elaboración de este escrito.

 
 
Imprimir esta pagina