De un Cristo roto a un Cristo completo

Soy de Bethania, Tuxtepec, Oax,. Al prncipio conocí un Cristo roto y a ese acepté, después las cosas cambiaron.

Sello de la Bestia

Mis amigas en la escuela me prestaban sus cassettes de cantos y predicación protestante.

Continuamente cada domingo iba a la escuela dominical del templo pentecostal y por las tardes al culto. Me gustaba mucho su forma de cantar, sus películas, pero me daba miedo la frecuente predicación, del que todo el que no fuera cristiano iba hacer sellado con el sello de la bestia. Pues bien, el miedo a ser sellada, me hacía permanecer dentro de ella.

Mi mamá aún conservaba su fe católica y, al ver mi entrega en la religión pentecostal, ya no medio permiso de seguir asistiendo. Demoré algún tiempo sin practicar ninguna religión, hasta que me empezó a visitar mi otra amiga, que era testigo de Jehová.

Paraíso Terrenal

Cada ves que iba, me llevaba libros y revistas muy bonitas, ilustradas a color.

Recuerdo que el primer libro fue “usted puede vivir para siempre en el paraíso en la tierra”, agregando que ellos nunca morían. Para ese entonces ellos aún eran pocos en mi pueblo y en realidad ninguno de ellos había muerto; por lo que creí aún más y acepte estudiar con ellos. Al pasar el tiempo, según yo, ya había descubierto la verdad, y estaba convencida de que era la verdadera religión. Por lo que comencé a insistir a mi cuñada a que estudiáramos juntas y lo logré. Compramos la literatura y juntas la estudiamos.

Única Iglesia de Cristo

Pero un día llegó a mi pueblo un joven misionero. Para ese entonces ya había en mi pueblo una capilla católica, y yo fui por pura curiosidad para escuchar que decía él. Me regaló un libro y me puse a comparar las enseñanzas de mis libros y de ese libro. Lo encontré muy interesante y continué asistiendo a escuchar los temas que nos dio durante tres días. Muchas cosas empezaron a cambiar. Al terminar, me invitó a otro curso en San Andrés Tuxtla, Ver., al que fui y me quede. Ahora estoy prestando mis servicios a la Iglesia católica por dos años a tiempo completo. De un Cristo roto pase a tener un Cristo Completo.

Aunque me fue muy difícil volver a creer en la doctrina de la Iglesia católica, con un poco de buena voluntad lo estoy logrando, por que estoy realmente convencida que Cristo solamente dejó una iglesia, la católica, en la cual debo permanecer para siempre.

Tomado del boletín “Católico difunde tu Fe” de los “MISIONEROS DE LA PALABRA DE DIOS”
www.defiendetufe.com y www.defiendetufe.org

 
 
Imprimir esta pagina